El PSOE, preocupado por las críticas a Zapatero

Rajoy exige al Gobierno que no suba impuestos este año

El nuevo curso llega condicionado por la inquietud que las críticas internacionales al arranque de la presidencia española han suscitado en el PSOE y por el impulso que el PP está dando a su alternativa económica. Mariano Rajoy exigió ayer que se renuncie a subir impuestos este año.

En el PSOE, preocupan las primeras críticas internacionales a la conducción de la presidencia española de la UE y a las propuestas de José Luis Rodríguez Zapatero. Hasta tal punto ha calado la inquietud que la número dos del partido, Leire Pajín, compareció ayer ante los periodistas con una revista de prensa internacional resumida en la que seleccionó aquellos apartados donde se elogia la tarea del presidente del Gobierno.

Buena parte de la ejecutiva socialista de ayer se centró en el análisis de los primeros pasos dados por la presidencia española y sus repercusiones. Zapatero informó que el portavoz de la canciller alemana Angela Merkel matizó el rechazo que produjo en su ministro de Economía la propuesta de España, encauzada a través de los corresponsales extranjeros, de sancionar a los países incumplidores con las decisiones que se acuerden en lo sucesivo a nivel comunitario. Al Gobierno no sólo le falla la cobertura de los medios internacionales, sino también el acuerdo que había suscrito con el PP para conducir un mandato tranquilo. La propia Pajín preguntó ayer al PP qué fue de este pacto, al que el PSOE había dado un carácter institucional.

En su primera reunión del año con la cúpula del PP, Rajoy exigió al Gobierno que congele durante 2010 cualquier subida de impuestos, propuso una rebaja de dos puntos en las cotizaciones que los empresarios pagan a la Seguridad Social y reiteró a Zapatero la oferta de un gran acuerdo para reducir el déficit estructural del Estado, que el PP cifra entre cinco y ocho puntos de PIB.

Rajoy defendió también la urgencia de una reforma laboral ambiciosa que acabe con la dualidad en el mercado de trabajo y, sobre todo, cree empleo indefinido y de calidad para los jóvenes. El líder del PP es partidario de involucrar a las ETT en la intermediación laboral y avala la propuesta de CEOE de crear un nuevo tipo de contrato fijo con un derecho a indemnización más reducida, consideración que le ha valido de nuevo al PSOE para acusar al primer partido de la oposición de buscar el abaratamiento del despido.

Trato similar en las cajas de ahorro

Mariano Rajoy extendió ayer también sus críticas al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, a quien culpó de la lentitud con la que se está conduciendo la consolidación del sistema financiero y de sembrar dudas sobre este proceso.

En este contexto, el líder del PP recordó que el gobernador dijo hace meses que "sobraban 15 cajas de ahorro". Al mismo tiempo, exigió igualdad de trato para todas las cajas de ahorro y una hoja de ruta clara que transmita confianza.

Rajoy se mostró partidario de abrir un debate sobre la naturaleza jurídica de las cajas de ahorro pues de momento, en su opinión, la única opción que se ha tomado "ha sido la de convertir una caja de ahorros en un banco". Si esto es lo que se pretende, añadió, "existen otras alternativas". Lo que no puede haber en este ámbito, concluyó, es "indefinición permanente sobre temas tan decisivos".