Espera crear un grupo "líder"

Caja Cantabria busca socios para "pisarle los talones" a La Caixa y Caja Madrid

Caja Cantabria espera poder anunciar en el mes de marzo cuáles serán las entidades con las que se integrará para impulsar un grupo "líder" de cajas que alcance o supere los 100.000 millones de euros de balance, lo que equivaldría a "pisar los talones" a 'La Caixa' y Caja Madrid.

Según afirmó el presidente de la entidad cántabra, Enrique Ambrosio, en una entrevista en RNE, la idea en la que trabaja Caja Cantabria es formar parte de un grupo que sea "un auténtico líder a nivel nacional", con presencia en todo el país, lo cual supondría unirse con cinco o seis cajas.

Explicó que eso requiere conversaciones con otros tantos gobiernos autonómicos, cajas y "culturas distintas", lo cual lleva tiempo y aseguró que aún no se haya cerrado ninguna integración, aunque la intención inicial era poder terminar las negociaciones a finales de 2009.

Lo que no precisó es si dentro de esas conversaciones y de las "muchas llamadas" que recibe y realiza, se han mantenido contactos con la entidad gallega Caixanova. Se pretende crear un grupo con presencia nacional y para ello tendrá que haber entidades "del Norte, del Sur, del Este y del Oeste", afirmo Ambrosio. "Galicia forma parte del Oeste", añadió, e indicó que "pudiera ser" que se haya hablado con Caixanova.

Tampoco avanzó hasta qué punto debería ceder competencias cada entidad al trabajar conjuntamente porque es algo que, según dijo, se abordará cuando se empiece a avanzar en el diseño del plan de negocio, lo cual espera que sea a partir del mes de marzo, una vez se anuncie quiénes se implicarán en el proyecto.

Y no puede concretar tampoco qué pasará con el empleo, aunque reconoce que la integración puede tener "impacto" en las plantillas. No obstante, dejó claro que ese impacto "no debe ser traumático en modo alguno", sino que "deberá solucionarse" con prejubilaciones o traslados.

Según dijo, para Caja Cantabria el hecho de que haya un solo trabajador de su plantilla que se vea afectado por un traslado o jubilación sin desearlo es ya "un gran daño", pero en todo caso no cree que el proceso tenga "un gran impacto" en el empleo.

Un 17% menos de beneficios en 2009

Caja Cantabria cerrará el ejercicio de 2009 con unos beneficios de entre 57 y 58 millones de euros antes de impuestos, que suponen un descenso en torno al 17% respecto al año anterior y prevé un mal 2010, que podría finalizar con una caída del 30%.

Esas son las cifras provisionales que ha adelantado hoy Orizaola. A su juicio, aunque los beneficios caen, el resultado obtenido por la entidad cántabra es "muy notable comparativamente con el sector".

También ha resaltado que Caja Cantabria ha sido capaz de reducir la morosidad, que en septiembre era del 4,98% y ahora se sitúa en el 4,73%, moderando así la subida "tan fuerte" de los últimos meses.

No obstante, cree que la morosidad seguirá aumentado en 2010. "Subirá ligeramente, pero subirá", ha señalado Enrique Ambrosio Orizaola, quien prevé un año "muy malo" para el sistema financiero, teniendo en cuenta además que los tipos de interés van a seguir bajos, lo que estrechará el margen "de una manera muy, muy fuerte".

"Para las entidades financieras el año va a ser muy malo, peor que el que hemos pasado aunque para la economía en su conjunto va a ser ligeramente mejor", ha pronosticado.