Nueva reunión mañana

Los sindicatos se oponen al plan laboral para fusionar Caja Duero y Caja España

Los sindicatos se oponen al plan laboral presentando por Caja Duero y Caja España para iniciar el proceso de fusión entre las dos entidades de ahorro de Castilla y León, según han reconocido a Efe fuentes sindicales.

Esta posición negativa la ratificarán mañana en el Parador de Turismo de Tordesillas (Valladolid), en la tercera reunión de la mesa laboral, que servirá para escenificar las diferencias entre las cajas y los sindicatos.

Las dos entidades de ahorro, a través de un bufete de abogados de Madrid, ya han enviado a las organizaciones sindicales su propuesta, que, en términos generales, pasa por el cierre de 253 oficinas y la amortización de 846 puestos de trabajo, de los que 300 son de Caja Duero y 546 de Caja España.

Además, los dos puntos más conflictivos serán los relacionados con las prejubilaciones y la movilidad geográfica, ya que los sindicatos han mostrado su negativa "rotunda" a la propuesta de que dejen de trabajar los mayores de 55 años, a quienes se le abonaría "hasta 75% del salario de convenio más un 65% del salario fijo por encima de convenio", según el plan empresarial.

Reorganización

Mientras que los sindicatos, y el propio presidente de Caja Duero, Julio Fermoso, han pedido que no haya movilidad geográfica, la propuesta empresarial considera que se debe dar cuando esté "derivada de cierre de oficinas, la reorganización de servicios centrales y las prejubilaciones".

También estima el plan presentado a los sindicatos que "será voluntaria con carácter general siempre que existan candidatos idóneos y sea posible" y que se aplicará la medida de baja indemnizada cuando "la movilidad se deriva de cierre de oficinas o reestructuración de servicios centrales y no se acepta la oferta".

Ante estas propuestas, CC OO, Cesica y UCA ya han dejado clara su contraoferta: o se retira el plan y se elabora de nuevo con ideas de los sindicatos o se levantan de la reunión de mañana lunes.

UGT, que considera "inadmisible" el plan laboral presentado por las dos cajas, no plantea salirse de la reunión, pero sí anuncia que "dará batalla" para lograr sacar adelante su propuesta: que la nueva caja renuncie "expresamente" al uso de prerrogativas, entre las que incluye la movilidad geográfica, que "será siempre voluntaria y previa negociación colectiva con los representantes de los trabajadores".

La reunión de la mesa laboral que tendrá lugar mañana es considerada, en medios de Caja Duero, como básica para que la fusión con Caja España salga adelante, ya que el presidente Julio Fermoso indicó el pasado día 5, tras el consejo de administración, que la fusión "sería agua de borrajas" si no hay un acuerdo laboral previo.

Pero el acuerdo se atisba como complicado, ya que CC OO abandonará la reunión por las "barbaridades" planteadas en el borrador de protocolo, sobre todo las relacionadas con las prejubilaciones y con la movilidad geográfica.

La propuesta empresarial difiere "en exceso" de la planteada en noviembre por UGT, que exige el "mantenimiento del actual nivel de empleo" de las dos cajas.

Estas diferencias las plasmaron en el último consejo de administración de Caja Duero los representantes de UGT, quienes votaron de forma negativa a la fusión hasta que no se firme el acuerdo laboral.