Ralentización del crecimiento

El crédito hipotecario desciende por primera vez en su historia

La recesión económica, el aumento del paro y las dificultades para acceder al crédito son los principales detonantes que han provocado que por primera vez el crecimiento de los préstamos hipotecarios sea negativo un 0,1% en 12 meses. Hace cuatro años crecía por encima del 20% y en enero de 2009 el aumento era del 4%.

Caída en picado. Esa es la curva que dibuja la evolución del volumen del crédito hipotecario en España en los últimos años, y cuya ralentización del crecimiento se agudizó en 2008 para llegar ya el pasado mes de noviembre a tasas negativas, según datos del Banco de España publicadas el viernes.

Hace cuatro año, en 2006, el crédito para la compra de viviendas subió un 20,6%. Un año después, el mismo en el que comenzó la crisis financiera que en agosto provocó un colapso en la liquidez de los bancos para conceder financiación, cerró con un aumento del 13%.

Ya con la crisis financiera en plena ebullición el saldo vivo de los préstamos en manos de los españoles para la compra de una vivienda se incrementó un 4,5% sobre el año anterior. Este porcentaje pasó a ser del 4% en enero de 2009, para llegar en noviembre pasado a tener su primer descenso interanual de la serie histórica que publica el Banco de España desde 1995. En octubre la tasa de crecimiento en 12 meses fue del 0,1%.

Pese al descenso interanual, el volumen total de la deuda hipotecaria ascendió en noviembre a 677.227 millones de euros. Esta cifra es, no obstante, ligeramente superior (en 364 millones) en términos absolutos a la registrada un mes antes, en el que se elevó a 676.863 millones.

En conjunto, el crédito concedido por bancos y cajas a las familias (del que el grueso es el hipotecario) se redujo un 0,3% al sumar 908.272 millones. Pero si se tiene en cuenta sólo los nuevos préstamos concedidos en noviembre descendieron el 5,07%, ya que los españoles recibieron 9.773 millones frente a los 10.295 millones de un mes antes.

En el caso de las empresas la obtención de financiación se complicó más, en gran parte por los recelos de la banca a subir su cartera de impagados dado el aumento de la morosidad del sector empresarial. La deuda de las empresas ascendió a 1.313.952 millones, con un retroceso de noviembre a noviembre del 0,2%. Pero si se tiene en cuenta sólo la concesión de nuevos créditos en un mes el retroceso es del 8,9%, ya que la banca prestó al sector empresarial 56.958 millones, mientras que en octubre la cifra sumó 62.585 millones.

En total, la deuda conjunta de familias y empresas alcanzaba en noviembre 2,2 billones de euros, más del doble del Producto Interior Bruto (PIB) español.

Noviembre no fue tampoco muy positivo para la otra pata básica del negocio bancario, la captación de depósitos, fundamental para obtener liquidez. En ese mes la banca captaron 26.743 millones, lo que supone un 15% menos que un mes antes, cuando alcanzó 31.491 millones.

Si se compara con un año antes, sin embargo, la curva da la vuelta y se convierte en positiva al crecer un 2,7%. Las cajas, las grandes rivales de los bancos, también vieron disminuir pero en menor cuantía, al descender un 8,1% en un mes y lograr 40.303 millones de euros frente a los 43.885 millones de octubre, debido en parte a que pagan mayores remuneraciones. Pero en tasa interanual la captación cae un 1,2%.

Bancos y cajas, por otra parte, continuaron financiando parte del déficit del Estado, al marcar un nuevo récord como compradores de deuda pública. Adquirieron 3.722 millones y ya suma 143.733 millones, según datos del Tesoro.