Por no ratificar la ley de indemnización de acreedores

Londres y los Países Bajos amenazan con bloquear la adhesión de Islandia a la UE

Reino Unido y Países Bajos han amenazado con bloquear la adhesión de Islandia a la UE si no paga el dinero perdido por los ahorradores de ambos países por la quiebra de un banco islandés debido a la crisis financiera. La Comisión Europea dijo hoy que sigue la cuestión "muy de cerca", pero dejó claro que se trata de un "problema bilateral" entre Islandia y Londres y La Haya.

El ministro británico de Finanzas confiaba en que Grimsson diese luz verde a las condiciones de devolución de un préstamo de 3.500 millones de euros a los 400.000 ahorradores no islandeses, británicos y holandeses, principalmente.

Después de que el presidente islandés optase por someter la ley de indemnización a referéndum nacional, la agencia internacional de calificación del riesgo Fitch rebajó este martes la calificación crediticia del país.

La decisión islandesa ha provocado las iras del Gobierno británico: el secretario de Estado para el sector financiero, lord Myners, advirtió el martes de que Islandia no podrá ingresar en la Unión Europea si no devuelve el dinero que debe a los acreedores, según informan hoy varios medios británicos.

Según lord Myners, el país escandinavo se arriesga a ser considerado un paria por parte del resto de los países si los 243.000 ciudadanos con derecho a voto de ese país rechazan la devolución de ese dinero.

Una cuarta parte del electorado islandés aproximadamente ha firmado una petición a su Gobierno en contra de las indemnizaciones a extranjeros.

Nunca desde las Guerras del Bacalao de la década de los setenta habían alcanzado las relaciones entre Londres y Reikiavik tal nivel de tensión como ahora por culpa del veto presidencial a esa ley que habría indemnizado a los acreedores del banco quebrado "Icesave".

"El Gobierno británico ha intervenido para asegurar que quienes tenían depósitos en (el banco) Icesave recuperan todo su dinero y esperamos que el Gobierno islandés garantice a su vez que se pague a los británicos el dinero que se nos debe", dijo lord Myers.

Según el político laborista, Islandia es consciente de que pone en peligro sus relaciones con el Fondo Monetario Internacional y su eventual entrada en la Unión Europea, por lo que no hace falta recordárselo.

Según normas del Área Económica Europea, un país no puede entrar en la UE si no garantiza los depósitos bancarios fuera de sus fronteras, y tanto Londres como La Haya pueden vetar una eventual solicitud islandesa.

El Gobierno británico ha expresado su decepción por la decisión islandesa y tratará el tema con la Comisión Europea y el Gobierno neerlandés.