Contempla una reforma de la Ley de Cajas

El acuerdo de estabilidad para Caja Madrid se firmará después de Reyes

El Partido Socialista de Madrid y los sindicatos Comisiones Obreras y UGT firmarán después del día de Reyes el acuerdo de estabilidad alcanzado con el Gobierno regional para Caja Madrid, que incluye una reforma de la Ley de Cajas autonómica y una lista electoral única encabezada por Rodrigo Rato.

Según avanzó el secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, el acuerdo contemplará la modificación de la Ley de Cajas regional "en el menor tiempo posible" a fin de que "todas las instituciones y los sindicatos" tengan cabida "en el Consejo de Administración y en los diferentes órganos de control y gobierno" de Caja Madrid.

"El acuerdo está ultimado. Hemos ya cerrado el documento y espero que se firme, si no ocurre nada, en cuanto pase el día de Reyes", afirmó Granados, quien precisó que este documento "expresa por parte de los partidos políticos la voluntad de modificar la Ley de cajas" para que todas las entidades representadas en ella estén presentes en los órganos de la entidad.

Tras participar en una entrega de juguetes restaurados por menores infractores de la Comunidad de Madrid, el secretario de los populares madrileños recordó que en el mes de junio se alcanzó un "acuerdo de estabilidad" con IU, COMFIA y los independientes, al que se van a sumar ahora el PSOE, UGT y CC OO.

El nuevo acuerdo pone por escrito, de este modo, los compromisos alcanzados con todas las partes durante el mes de diciembre pasado, que permitirán al PSM tres puestos en el consejo de administración, uno de ellos una vicepresidencia, y aumentar el número de miembros en nombre de las entidades representativas en el Consejo, elevando a 24 el número de miembros de este órgano.

Asimismo, permite que para el 28 de enero se presente una lista electoral única, encabezada por el ex director gerente del FMI, que incluye también a los representantes pactados por cada uno de los partidos y agentes sociales que ocuparán los puestos de dirección de la entidad.

Uno de los dos sindicatos aplazará la entrada de uno de sus representantes a la reforma legal, pero a cambio de lograr representación en empresas participadas de la entidad y otros órganos como la comisión control.