Ligero optimismo

El comercio aprieta el paso con sus rebajas más agresivas

El sector asume que los descuentos iniciales, de hasta el 70%, no podrán compensar la caída de ventas en 2009

El comercio aprieta el paso con sus rebajas más agresivas
El comercio aprieta el paso con sus rebajas más agresivas

æpermil;sta es la semana más importante del año", reconocía ayer Miguel Ángel Fraile, secretario general de la Confederación Española de Comercio (CEC). Sólo unos días para que los comerciantes se la jueguen a todo o nada. Y parece que los resultados no van a ser malos. "Es una semana vital para el consumo y parece que se está despertando", reconoce el responsable de la patronal de los pequeños comercios.

No en vano, más del 20% de las ventas anuales del sector se concentran en esta época. De esta forma, y aunque sea pronto para hacer balance, tanto pequeños como grandes comerciantes lanzan al aire un mensaje que deja entrever un ligero optimismo. "Creo que los peores momentos ya han pasado", explicaba Miguel Ángel Fraile.

En esta misma línea se ha pronunciado la patronal de las grandes superficies, Anged, en la que están englobadas cadenas como El Corte Inglés, Carrefour o Fnac. Su secretario general, Javier Millán Astray, aseguraba ayer que las ventas no sólo se están manteniendo respecto a la campaña de Navidad de 2008, sino están siendo "incluso superiores". Eso sí, reconoce que "aún es precipitado" sacar conclusiones sobre cómo acabará la temporada de fiestas. Será hoy, tras el cierre de las cajas en la víspera de Reyes, cuando se hagan números.

Pero el optimismo no puede llevar a engaño. Que los consumidores estén más animados a la hora de ir de compras no significa que la facturación siga el mismo camino. "Es imposible que en esta campaña de rebajas vayamos a vender más que hace un año porque partimos de unos precios mucho más bajos, de hecho estaban entre un 5% y un 20% por debajo de la anterior Navidad", asegura Miguel Ángel Fraile.

Es decir, en lo que va de campaña navideña los comercios están vendiendo el mismo número de unidades que hace un año, pero a un precio significativamente inferior. A eso se suma que las rebajas van a ser mucho más agresivas desde el primer momento. Una política comercial que va a poner en peligro más de una cuenta de resultados si los consumidores no responden positivamente a los descuentos.

Reducciones del 70%

Habrá que esperar al 7 de enero para dar el pistoletazo a las rebajas en toda España y, aunque las espadas están en todo lo alto y no es el mejor momento para desvelar estrategias, cadenas como Carrefour reconocen que serán más agresivas que otros años. En concreto, el grupo francés va a rebajar sus productos textiles hasta un 70% desde el primer día. También El Corte Inglés se prepara para hacer más atractivas las rebajas, aunque asume su "satisfacción" con las ventas navideñas.

De hecho, el director general de Anged reconocía ayer que la competencia entre comercios puede ser mucho más fuerte que otros años. Una presión en los precios que, en momentos puntuales, puede llevar a más de un comerciante a perder dinero. Pero sólo en productos textiles de temporada "que o se venden en ese momento o no se venden nunca y hay que liquidarlos al precio que marque el mercado".

Tampoco hay que olvidar que los comercios se han habituado cada vez más a colocar los carteles de descuento fuera de la campaña de rebajas. Prácticamente ninguna gran cadena ha omitido las ofertas a lo largo de todo el año, acelerándolas sobre todo antes de Navidad. Por ejemplo, Cortefiel ha realizado descuentos de hasta el 50%. Unas rebajas adelantadas, aunque por ley éstas están limitadas a dos temporadas anuales aprovechando la necesidad de dar salida a los stocks de invierno y verano.

Si al final se cumplen las previsiones de los comerciantes, el descenso de ingresos en la campaña de rebajas de invierno rondará el 5% respecto a 2009. De ser así, los comerciantes facturarán en sólo dos meses alrededor de 5.600 millones de euros. De esa cifra, cerca de 2.000 millones corresponden a productos vinculados a la electrónica. Por su parte, la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complementos (Acotex) prevé cerrar las rebajas con unos ingresos cercanos a los 3.600 millones, aunque esta patronal sí que ve factible mantener los niveles de facturación logrados hace un año, cuando la crisis ya hacía mella en sus resultados.

En lo que sí están de acuerdo tanto pequeños como grandes comerciantes es que el perfil y los criterios que guían a los consumidores han cambiado. "Las compras son mucho más racionales, es como si se hubiera entrado en el euro este año", asegura Miguel Ángel Fraile. "Es un consumo más racional, que no significa más barato, sino mejor relación calidad-precio". "Pero soy optimista, creo que las próximas Navidades serán mucho más alegres", augura Fraile dejando paso al optimismo.

Se recortan plantillas, pero crece la productividad

El año 2009 no sólo se ha saldado con una caída de ingresos, sino también de plantillas. A la espera de ver cómo concluye la temporada navideña, los pequeños comerciantes asumen que la facturación en productos textiles se ha reducido entre un 5% y un 20%, aunque algunas marcas -sobre todo de lujo- han logrado mantenerse a flote. Muy distinto es el panorama en el empleo. Los cálculos del sector apuntan a una caída en el número de empleados de entre 60.000 y 80.000 personas. "Nosotros no podemos hacer un ERE", justificaba ayer el secretario general de la patronal del pequeño comercio CEC en referencia a los Expedientes de Regulación de Empleo que se han llevado a cabo en los últimos meses en distintos sectores.

Pero los comerciantes también ven el lado bueno. "Ahora somos mucho más productivos porque hemos recortado gastos y controlamos más los pedidos o los costes de logística, por ejemplo", apuntaba Fraile. "Pero en el empleo estamos manteniéndonos mejor que las grandes superficies", matizaba.

Los grandes comerciantes están restringiendo sus plantillas mucho más que en años anteriores. Es decir, nada de reforzar el personal de cara a la campaña de Navidad. "Al bajar la actividad económica, también ha bajado la contratación de personal eventual, que este año y el pasado ha sido menor a la que venía siendo en años anteriores", apuntaba ayer el director general de la patronal Anged, cuyas empresas alcanzan unas plantillas cercanas a las 260.000 personas. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) el descenso de los trabajadores de las grandes superficies ronda el 3,5%.

La cifra

8,5 millones de euros gasta el comercio en reetiquetar, al menos cuatro veces, los productos durante la temporada de rebajas.