Comienza el año

Los problemas en el control aéreo marcan el inicio de 2010

Los primeros compases del año en los aeropuertos han venido marcados por incidencias relacionadas con el control del tráfico aéreo. Ayer, un fallo eléctrico en el Centro de Control de Canarias que se prolongó durante 25 minutos provocó retrasos de una hora de media en todos los vuelos con origen y destino en el archipiélago y en las rutas que lo sobrevuelan, principalmente las que unen Europa con América del Sur.

La avería se produjo sobre las 11.30 horas (horario peninsular) por causas no determinadas y obligó a los controladores aéreos a poner en marcha el plan de contingencia previsto para este tipo de casos. Los controladores tuvieron que realizar sus comunicaciones por teléfono, lo que retrasa la operativa habitual, y desde una sala para emergencias que sólo trabaja con dos sectores aéreos, frente a los siete que son normales (tres de ruta, otros tantos de aproximación y el que controla el radar transoceánico).

Los problemas en Canarias se producen después de que el pasado viernes, primer días del año, se registraran demoras generalizadas en los vuelos operados desde el aeropuerto madrileño de Barajas por la ausencia de cinco de los 18 controladores que tenían que trabajar esa jornada. Una situación que obligó a cerrar dos de las cuatro pistas.

Desde hace semanas, se vienen registrando retrasos en Barajas y en los aeropuertos canarios por falta de personal coincidiendo con las negociaciones del segundo convenio colectivo de los controladores, a los que Fomento ha acusado de realizar "huelgas encubiertas". AENA acusa al sindicato Usca de dar orden a los controladores para que no hagan horas extra.