Según un informe de Mergermarket

Disminuyeron las fusiones y compras pactadas de empresas en EE UU en 2009

La recesión económica y la restricción del mercado crediticio han hecho que 2009 no fuera un buen año para las fusiones y adquisiciones empresariales, cuyo valor conjunto ha sido un 27% inferior al de 2008, aunque los últimos meses se observó una tendencia a la recuperación, según un informe divulgado hoy.

La entidad de análisis Mergermarket recordó en el estudio que en 2009 se registraron siete grandes fusiones y adquisiciones en el mundo (de más de 40.000 millones de dólares), frente a las tres de 2008.

Además, se logró un récord de compras de empresas con problemas de solvencia o en bancarrota en operaciones con un valor conjunto de 95.500 millones de dólares, lo que supone un 370% más que el año anterior y supera en 150 millones todas las actividades de ese tipo cerradas en los cuatro años anteriores juntos.

Entre las 543 operaciones de este tipo que se cerraron en 2009 destacan las que se llevaron a cabo en el sector automovilístico, según la entidad de análisis, que explica que, aun así, el volumen conjunto de las fusiones y adquisiciones selladas en todo el mundo cayó un 27% respecto de 2008.

Las operaciones más cuantiosas, según sus datos, fueron las protagonizadas por las farmacéuticas Wyeth y Pfizer (63.266 millones de dólares) y por las mineras Rio Tinto y BHP (58.000 millones).

Morgan Stanley superó a Goldman Sachs en el valor de las operaciones que asesoró en 2009, ya que intervino en un total de 231 compras por un valor conjunto de 585.900 millones de dólares, frente a los 244 acuerdos por un total de 548.600 millones en los que intervino su rival.

A esas dos entidades les siguió JPMorgan -tanto por número de operaciones como por su valor-, debido fundamentalmente a las gestiones realizadas en EE UU, según la entidad de análisis, que destacó el repunte registrado en este tipo de operaciones en el cuarto trimestre de 2009.

Ese periodo fue el mejor de los últimos cinco trimestres, ya que durante esos tres meses se cerraron 2.523 operaciones de compraventa de empresas, con un valor conjunto de 626.800 millones de dólares.

Esta última cifra es un 90% mayor que la del trimestre precedente y un 35% superior a la registrada en el mismo periodo de 2008.

Incluso en Asia se registró en los tres últimos meses de 2009 el mayor volumen de negocio jamás alcanzado con fusiones y compras empresariales en esa región, con un total de 177.100 millones de dólares.

Esa cuantía supera en un 26% al anterior récord trimestral registrado en Asia, que se logró en el cuarto trimestre de 2006, cuando el importe de este tipo de operaciones alcanzó los 141.000 millones de dólares.

Por regiones, las 3.485 fusiones y adquisiciones selladas en Europa (el 27% del total) supusieron un total de 472.800 millones de dólares, lo que supone un descenso del 36% en el número y del 55% en el valor de las operaciones respecto de 2008, según Mergermarket, que no facilitó detalles sobre Latinoamérica.

En Norteamérica, se registró un descenso del 26% en el número de operaciones y del 7% en el precio conjunto respecto de 2008, al tiempo que en Asia y el Pacífico hubo una caída del 5% en la cantidad de fusiones y adquisiciones, pero un aumento del 5% en su valor total.

Para 2010, la entidad de análisis apunta que "aunque todavía hay incertidumbre en los mercados, existen indicios de que se registrará un impulso en 2010", cuando resurgirá la actividad de los patrocinadores financieros, las cuentas de las empresas tendrán niveles récord de dinero en efectivo y el mercado crediticio se descongelará.

"Las grandes farmacéuticas estarán atentas a la búsqueda de objetivos que puedan ayudar a reponer su cartera de desarrollo de nuevos medicamentos", según Mergermarket.

Esa organización advierte de que, tras las grandes operaciones registradas en este sector en 2009, este año es previsible que las compañías vendan activos con el objetivo de que las autoridades de defensa de la competencia no pongan pegas a sus fusiones o absorciones.

En el ámbito de los consumidores, la entidad recuerda que Kraft Foods sigue teniendo problemas para hacerse con Cadbury, por lo que podría desviar su atención hacia Sara Lee o United Biscuits.