_
_
_
_
Decálogo de consejos

Guía práctica para afrontar la cuesta de enero

Cada año nuevo suben los precios de algunos servicios básicos, lo que sumado a las celebraciones navideñas, pasa una factura extra a los bolsillos. La temida cuesta de enero puede ser menos empinada si se tienen en cuenta una serie de consejos prácticos. Eliminar gastos innecesarios y consumir con responsabilidad son las claves para llegar a fin de mes sin problemas.

Ilustración de una carrera de huchas
Ilustración de una carrera de huchasCinco Días

En 2010 la factura de la luz será un 2,64% más cara, Renfe aumentará sus tarifas entre un 4% y un 6%, el transporte urbano subirá más de un 21% en ciudades como Madrid, se incrementará el tipo general del IVA, se eliminará la deducción de 400 euros en el IRPF...Todo esto, sumado a los gastos extra derivados de los regalos y celebraciones navideñas, hacen de enero un mes temido para la mayoría de las economías domésticas.

Para compensar en los bolsillos este 'subidón' en los pagos, hay que tener en cuenta una serie de consejos prácticos que ayudan a llegar sin problemas a final de mes. La organización del presupuesto, la eliminación de gastos innecesarios y el consumo responsable son claves para superar la cuesta de enero, según las principales organizaciones de consumidores.

1. Lo primero y principal es ajustar más que nunca los gastos a los ingresos. Para ello, es recomendable organizar el presupuesto del que se dispone y hacer una previsión de gastos imprescindibles, como son la factura de la electricidad, el transporte y otros productos y servicios básicos, con el fin de reservar los fondos para estas partidas.

2. Asimismo, hay que aplazar o eliminar gastos superfluos y reducir el consumo de servicios prescindibles, como son el mantenimiento de tarjetas de crédito que apenas utilizan o el uso del coche si existe la alternativa del transporte público, lo que permitirá ahorrar en combustible.

3. Comprar sólo lo necesario. Es muy útil preparar una lista de las cosas que se necesitan antes de salir de compras y tratar de ceñirse a ella lo más estrictamente posible.

4. Regalar o pedir regalos útiles para evitar gastos o beneficiar el bolsillo de los demás.

5. Optar por las marcas blancas o del distribuidor, sobre todo en productos de alimentación.

6. Realizar un consumo responsable del agua, la electricidad, el gas, etc., así como reciclar, reutilizar y reparar.

7. Evitar la fiebre consumista en las rebajas de invierno y aprovecharlas para adquirir productos necesarios a mejor precio. En opinión de Agustina Laguna, presidenta de la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes, "otros años se compraban más caprichos, pero ahora y como consecuencia de la crisis, la gente usa las rebajas para comprar lo estrictamente necesario". No obstante, "es un buen momento para comprar porque es la época en la que los comercios hacen los mejores descuentos sobre los precios", añade. Es importante también fijarse en la información de las etiquetas y reclamar en caso necesario.

8. No dejar los electrodomésticos en modo 'stand by' y apagarlos desde los propios aparatos puede suponer un importante ahorro en energía y electricidad.

9. Una fórmula para dar un empujón a la economía doméstica es hacer horas extra o realizar algún trabajo complementario.

10. Otra opción es intentar negociar una subida salarial aludiendo al cambio de ejercicio.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_