Pistas

Una segunda vida para los desechos, en clave creativa

El Festival Drap-Art demuestra que el reciclaje artístico gana terreno

El diseño que convierte los residuos en reutilizables -con un particular toque estético y excelentes acabados- empieza a despegar en España. Aunque en otros países, como Alemania, esta disciplina ya implicaba a muchos adeptos y prestigiosos artistas, para los españoles, los objetos decorativos reciclados aún representaban una excentricidad "a lo pobre". Hasta ahora. La crisis ha contribuido a generar una nueva conciencia y ha azuzado vías creativas, que puedan ejercer como alternativa al consumo exagerado de las últimas décadas. Una vertiente reivindicada desde hace ya tiempo por colectivos pioneros, como Basurama.

"La crisis nos ha revelado que estábamos abocados a una dirección sin futuro. Hoy el público aparece más identificado con el mensaje". Así lo admite Tanja Grass, responsable de Drap-Art'09 -el Festival Internacional de Reciclaje Artístico de Cataluña, que acoge el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), hasta el 10 de enero-. Este proyecto es la prueba viva del auge del reciclaje artístico. En 1996, Grass organizó en la ciudad condal la Maratón de Creación y Reciclaje, un evento en vivo durante 24 horas sin pausa. "Fue un bombazo", dice, pero solamente celebró dos ediciones. "Entonces, la gente no lo entendía tanto", remarca. De aquella experiencia, surgió en 2004 la actual cita.

En la sexta edición de Drap-Art, por primera vez la exposición ha sido prolongada más de tres semanas (antes únicamente ocupaba un fin de semana). Y la afluencia de público también está batiendo récords. "Recibimos la visita de unas 500 personas al día", apunta Grass, quien añade que hacen coincidir la exhibición con el periodo navideño "para contrarrestar el consumismo desbordado de estas fechas". El catálogo de la muestra, no obstante, está en venta. Reúne más de 150 piezas, cuyo precio va desde los 175 euros (una lámpara de Flofliflo) hasta los 10.500 euros (de Plastic Surgery, un retrato collage firmado por el chino Liu Guangyun).

Bel&Bel participa asimismo con uno de los productos estrella: el Sofá Seat 600 (6.000 euros. Realizados por encargo). Carles Bel, el cincuenta por ciento del binomio creativo, afirma que el diseño aplicado al reciclaje es "un ejemplo del camino a tomar", tras las enseñanzas de la crisis. Aunque Bel evita el peso de la militancia: "Realmente hacemos lo que nos gusta. Tampoco vamos a cambiar el mundo". Y es que para los creadores englobados en esta corriente, su trabajo es más que un producto acorde a los principios de sostenibilidad que imperan. "Tiene una carga emocional y artística".

En estos términos habla también Arnau Miquel, otro de los autores presentes en Drap-Art'09. "La apuesta por estas iniciativas y por el valor artístico de las piezas es aún escasa", explica. Y reclama: "Son pocos los espacios donde exhibir". Ambos confían en que el esmero artesano les ayude a andar el recorrido que queda y que, al menos hoy, parece más prometedor.

La cifra

50 autores y más de 150 obras son exhibidas en Drap-Art'09, en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona