Proceso de reestructuración

JAL podría recurrir a la bancarrota a petición del fondo estatal ETIC

Japan Airlines podría enfrentarse a la bancarrota a proposición del Enterprise Turnaround Initiative Corp of Japan (ETIC), como parte del proceso de reestructuración que sufre la aerolínea debido a su mala situación financiera, según informaron fuentes próximas a la compañía.

El ETIC es un fondo estatal creado este mismo año para proporcionar préstamos a compañías con problemas económicos. El pasado mes de octubre JAL acudió a este fondo para solicitar ayuda, y se espera que la respuesta se produzca a lo largo del mes de enero.

Según estas fuentes, el ETIC podría estar barajando junto a los acreedores de la aerolínea la posibilidad de iniciar un procedimiento de bancarrota, que iría acompañado de nuevos préstamos y la entrada de inversores, aunque aún no descarta la posibilidad de tomar medidas que no impliquen la declaración de quiebra.

Responsables del Gobierno nipón afirmaron que esta opción es una posibilidad, pero se mostraron cautelosos ante las molestias que esta situación podría causar al funcionamiento del tráfico aéreo, pues la aerolínea controla más de la mitad del flujo de pasajeros en Japón.

Además, la bancarrota podría complicar las negociaciones con American Airlines y Delta Air Lines, compañías que presentaron ofertas de inversión en JAL para poder así acceder a su red de vuelos en Asia y mejorar las rutas con Estados Unidos.

Según el analista y profesor de la Universidad Internacional de Josai, Kotaro Toriumi, "si JAL realmente se declarase en bancarrota, se produciría el caos", por lo que cree que en este momento "la posibilidad de una bancarrota en JAL es muy pequeña".

Sin embargo, esta opción comenzó a tomar forma la semana pasada, cuando el ministro de Economía japonés, Hirohisa Fujii, afirmó que el Estado no proporcionaría más préstamos a JAL, lo que incrementaría el riesgo de que la aerolínea se quedara sin fondos debido a la caída en la demanda de billetes.

Según fuentes cercanas a la aerolínea, "si JAL iniciara una reorganización intervenida por los tribunales, tal y como está ahora, se desencadenaría una importante confusión social", provocando "que los aviones se quedaran en tierra y los clientes tuvieran que suspender sus transacciones".

Mala situación económica

A finales de septiembre JAL acumulaba una deuda de 1,5 billones de yenes (11.387 millones de euros), por lo que en caso de que finalmente se produjera la bancarrota sería la sexta más grande en la historia del país asiático.

La posible bancarrota considerada por el ETIC implicaría acudir a la ''Ley de rehabilitación corporativa'', un proceso largo que en ocasiones tarda varios años en ser completado, por lo que la entidad estaría buscando medios de acelerar el proceso.

Tras la noticia, las acciones de la aerolínea cayeron un 1%, hasta los 96 yenes, en comparación con la subida del 1,3% registrada por la bolsa japonesa, mientras que en lo que va de año ya ha perdido más de la mitad de su valor.

La posibilidad de que se declare la bancarrota habría podido afectar también al interés mostrado por American Airlines y Delta para invertir en la aerolínea nipona, cuando se espera que el próximo mes de enero JAL tome la decisión de qué socio escoger.