Vuelve la normalidad al aeropuerto

Air Comet desaparece de Barajas

Iberia tiene previsto elevar el número de vuelos semanales a los destinos donde operaba la aerolínea presidida por Gerardo Díaz Ferrán.

Air Comet desaparece de Barajas
Air Comet desaparece de Barajas

Al séptimo día volvió la normalidad, al tiempo que desaparecían las huellas de Air Comet en la Terminal 1 de Barajas. Los últimos viajeros afectados por el cierre de la aerolínea abandonaron ayer sus protestas después de que Fomento diese por concluidos los vuelos fletados para solventar el cierre de la aerolínea. También ayer se retiraron los distintivos de la compañía en los mostradores del aeropuerto madrileño.

Un último avión que partió desde el aeropuerto de Lima con destino Madrid. A partir de ese momento, la única opción que les queda a los afectados por el cierre de la empresa presidida por Gerardo Díaz Ferrán será comprar otro billete. De hecho, el Fomento ya ha recomendado a estos viajeros que acudan a sus embajadas y opten por alguna de las aerolíneas que opera a los mismos destinos que Air Comet. En esa lista figura Iberia, Air Europa, Lan Chile, Cubana de Aviación, Avianca y Santa Bárbara.

Precisamente, Iberia ha anunciado que en las próximas semanas ampliará la frecuencia de sus vuelos a algunos de los destinos donde operaba Air Comet. El aumento de la oferta se pondrá en marcha el próximo 15 de enero mediante aviones A340-600, que cuentan con más de 350 plazas. Por ejemplo, Iberia aumentará de 10 a 14 los vuelos semanales a Lima (Perú), mientras que a Quito (Ecuador) el número de vuelos pasará de siete a 10.

Una vez finalizado el dispositivo de emergencia, el Ministerio de Fomento ha comenzado a hacer balance de las consecuencias inmediatas del cierre de la compañía de la que es copropietario el presidente de la patronal CEOE. Desde el pasado lunes 21, el número de afectados asciende a 4.760 personas, pese a que las previsiones iniciales elevaban el número a cerca de 7.000.

Sin embargo, Fomento rebaja el número de pasajeros transportados a 3.605. De ellos, alrededor de 2.100 volaron con los vuelos fletados por el Ministerio, mientras que el resto lo hizo con aerolíneas regulares, según señaló José Blanco este sábado tras la reunión de la Comisión de Seguimiento puesta en marcha para solventar la crisis de Air Comet.

Acuerdo de Fomento y Nord Bank

La empresa de Díaz Ferrán optó por el cierre hace una semana por petición de un juzgado británico y que respondía a los requerimientos de Nord Bank, el banco alemán propietario de los aviones con los que operaba Air Comet a través de un contrato de leasing.

En este sentido, José Blanco reconoció que Fomento llegó a un acuerdo con la entidad financiera germana para que Air Comet pudiera seguir operando hasta el próximo 11 de enero y evitar así las consecuencias del cierre en plena Navidad. Un acuerdo que hubiese evitado "muchos trastornos", recalcó Blanco, pero que no fue aceptado por la dirección de Air Comet. "Hubiera deseado un cierre ordenado que hubiera sido mucho más positivo para todos".

De hecho, el cese de operaciones puede tener más consecuencias económicas para Air Comet, ya que Fomento va a sancionar a la aerolínea -a la que ha abierto un expediente- con una multa que podría rondar los 6,4 millones de euros. En esa misma línea, el Ejecutivo reitera que todos los pasajeros afectados por el cierre podrán interponer una reclamación ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

La Delegación del Gobierno en Madrid pide 200.000 euros

La Delegación del Gobierno en Madrid reclamará por vía legal a Air Comet los 200.000 euros que ha costado el operativo de emergencia humanitaria y ayuda urgente desplegado para atender a los viajeros afectados por el cierre de la aerolínea. En total, la Delegación ha dispensado a los perjudicados, considerados en situación de emergencia, 4.350 sándwiches y bocadillos, 4.238 botellas de agua, 2.924 cafés y 2.924 raciones de leche, según indicaba ayer en un comunicado. La Delegación también tuvo que encargarse del transporte de los afectados hasta distintos hoteles madrileños. Además, estableció un servicio de autobús lanzadera entre la Terminal 1 de Barajas e Ifema, donde se encontraba la oficina de información para los afectados por el cierre de la aerolínea. La Delegación del Gobierno daba así por finalizado el operativo que puso en marcha el pasado día 21 después de que cesaran las protestas en el aeropuerto de Barajas. La Delegación asegura que todo el operativo se efectuó con "normalidad" y "sin incidencias reseñables", y recuerda que, a partir de ahora, corresponden a las embajadas y consulados los trámites y gestiones de cada uno de sus nacionales perjudicados.