Sector concesional

EE UU prepara la privatización de dos aeropuertos en 2010

Nueva Orleans tiene permiso del Gobierno federal y Puerto Rico ha recibido una aceptación preliminar.

El sector concesional está a la espera de poder competir por la privatización de dos nuevos aeropuertos estadounidenses a lo largo de 2010. Se trata de uno de los negocios que más prometía para este tipo de empresas y que antes se vino abajo afectado por la crisis financiera. Ahora fuentes interesadas en los procesos aseguran que están en rampa de lanzamiento los aeródromos principales de Puerto Rico, uno de los estados más activos en proyectos de colaboración público-privada después de un cambio regulatorio efectuado a mediados de este año, y Nueva Orleans.

En el primer caso se trata del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, en San Juan, la gran puerta de entrada y salida del Estado con casi cinco millones de pasajeros en 2008. La Administración pretende entregárselo a la iniciativa privada con el fin de ingresar una cifra cercana, según distintas fuentes, a los 1.000 millones de dólares (unos 695 millones de euros).

El equipo del Gobernador Luis Fortuño tramitó a primeros de mes una solicitud a la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) para sacar la infraestructura a licitación y ya cuenta con una aprobación preliminar para sondear el interés de la industria aeroportuaria.

Vuelve Chicago

Las otras dos peticiones que obran en poder de la FAA son la del aeropuerto Midway de Chicago y el aeropuerto internacional Louis Armstrong de Nueva Orleans.

El primero de ellos fue ganado en concurso por un consorcio liderado por Citi Infraestructure Investor, que posteriormente renunció al activo por la dificultad para reunir la financiación y materializar su oferta de 2.500 millones de dólares.

La Administración retuvo un adelanto de 126 millones de dólares al citado consorcio, llamado Midco, y parece que ha vuelto a negociar con las mismas empresas con el fin de proceder a la privatización a lo largo del mes de enero.

En el caso de Nueva Orleans, el regulador dio el visto bueno en septiembre a la entrada de capital privado en el citado aeropuerto Louis Armstrong. Por sus instalaciones pasaron el año pasado 3,9 millones de pasajeros, lo que supuso un incremento del 6% respecto a las cifras de 2007.

Empresas españolas como Ferrovial y su filial Cintra, Abertis, Globalvía, OHL o ACS, entre otras, están siguiendo de cerca los programas de privatización de infraestructuras en Estados Unidos.