Reestructuración de cajas vascas

BBK: "Si hay oportunidad se hará fusión y si no, no no se hace"

El presidente de la BBK, Mario Fernández, volvió a expresar hoy la disposición de la entidad de "estudiar" las oportunidades que se presenten para crecer en dimensión y afirmó que "si existe alguna oportunidad lo haremos" y "si no existe, no lo haremos".

En una jornada económica organizada por la Fundación Popular de Estudios Vascos, Fernández señaló que "pese a la experiencia reciente" (se ha vuelto a frustrar un nuevo intento de fusión de las cajas vascas, en este caso entre BBK y Kutxa) "no somos rencorosos" en la caja vizcaína.

Puso, sin embargo, condiciones para abordar un proceso de este tipo que no debe afectar a la situación patrimonial y de solvencia de la caja y tampoco a "sus dueños, que es la sociedad de Vizcaya".

"La sociedad de Vizcaya sólo tiene sentido que se diluya en el control de la BBK en términos que respondan a criterios de carácter empresarial o financiero, no como consecuencia de criterios que nada tienen que ver con lo fundamental a la hora de valorar cuál es el peso relativo de alguna de las entidades que forman parte en un proceso de fusión", indicó.

El presidente de la BBK advirtió de que, pese a que la entidad se encuentra "a la cabeza" del sistema financiero español por solvencia y otros parámetros, tiene que afrontar 2010 "graves problemas, como los demás".

A su juicio, 2010 va a ser un año "relevante" para las entidades de crédito porque deberán manejar un volumen de negocio "de 2007-2008" con una estructura y gasto "de 2010".

Fernández consideró que la crisis ha llegado más tarde y "probablemente con menor intensidad" a Euskadi en gran parte por la labor de sus empresarios, trabajadores e instituciones.

En su opinión, la política económica de las instituciones vascas en los últimos años ha sido "muy positiva", aunque alertó de que "esperan meses muy duros para la economía de Euskadi", por lo que hay abordar "los problemas de fondo y no los accesorios" y criticó la actitud del Gobierno central.

"Tenemos un gobierno -dijo- que empezó por negar la crisis" y que, "al parecer, ha decidido no afrontar los problemas de fondo y sustituirlos por actos más o menos espectaculares de naturaleza publicitaria".

El presidente de la BBK lamentó el "retraso inexplicado" en España en materia de ayudas al sector financiero para afrontar la crisis.

Según dijo, ha sido "el último Estado de la UE en aprobar un plan de ayudas" y "no hay ninguna todavía otorgada" cuando en otros casos se está en "el inicio de la retirada y devolución de esas inyecciones" económicas.

Según advirtió, ahora España se puede encontrar con problemas con la Dirección de la Competencia europea a la hora de analizar la legalidad de esas ayudas en el momento actual.

E instó a los gobiernos europeos a estar "atentos" a la regulación financiera que se está abordando en el ámbito internacional, ya que "si alguien no lo evita será impulsada por EE UU para mantener los criterios que le convienen".

En su opinión, en el sector debe convivir una autorregulación con una regulación "coactiva" en elementos fundamentales de las corporaciones.

Fernández, que considera necesario acometer reformas estructurales en la economía, señaló que "un gobierno no debe limitarse a plantear a los ciudadanos lo que quieren escuchar".

Según apuntó, es mejor que reformas "necesarias" como la del mercado de trabajo se aborden de manera pactada con empresarios y sindicatos, pero si es imposible "no es de recibo" que el Gobierno "se abstenga".

A su juicio, "los efectos de la abstención son un paro galopante", que si no se hace "algo dentro de poco estará en el 20%" en España.

Según ha indicado, la economía española tiene "paro récord en Europa con vocación de récord olímpico" y "está solucionando la crisis con cargo al desempleo".

También alertó de "la carrera imparable" de la deuda pública y señaló que si no se controla tendrá "efectos devastadores".

En su opinión, el "boom" de la deuda pública vas ser "un obstáculo" para la recuperación.