Según la ley de cajas actual

Rato perderá poderes ejecutivos en Caja Madrid si lo deciden dos tercios

El previsible sucesor de Miguel Blesa en la presidencia de Caja Madrid, Rodrigo Rato, necesitará la mayoría absoluta del consejo de administración de la entidad para tener poderes ejecutivos, si bien estos podrán retirársele si así lo deciden dos tercios de los miembros de este órgano de gobierno.

Esta novedad se produce tras la enmienda del PP y el PSOE en la Asamblea de Madrid al Proyecto de Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la región que afecta a la normativa de cajas, según explicaron a Efe fuentes conocedoras de los cambios.

La ley de cajas actual, en vigor desde principios de 2009, establece que un vocal del consejo de administración de Caja Madrid puede acceder a la presidencia de la entidad si consigue la mayoría simple de este órgano, es decir, al menos 12 de los 22 votos.

Sin embargo, para que desde ese puesto pueda tomar decisiones claves sobre la entidad, es decir, contar con funciones ejecutivas, será necesario que el consejo de forma unánime le muestre su apoyo.

Y, para evitar que en el futuro se den tensiones dentro del consejo de administración, al presidente no se le retirarán dichos poderes hasta que no cuente con el rechazo de dos tercios del consejo, lo que se interpreta por las mismas fuentes como una forma de Rato de "blindar" su puesto y sus funciones hasta 2016.

La enmienda se presentó después del acuerdo sobre este asunto al que llegaron PP y PSOE el pasado fin de semana y a un día de que la Comisión de Control de Caja Madrid, dentro de sus funciones electorales, decida proclamar a los 142 consejeros generales de la Asamblea General de la entidad del sector de las corporaciones municipales y las entidades representativas.

De esa forma, mañana ya sólo faltará por conocer a los representantes designados por la Asamblea de Madrid.