Medidas anticrisis

Las constructoras piden ayudas directas como las de los coches para reducir el 'stock' de pisos

La Confederación Nacional de la Construcción (CNC) solicita articular ayudas directas en el sector inmobiliario similares a las implantadas en la industria automovilística, para reducir el 'stock' de viviendas sin vender que, según algunas fuentes, alcanza el millón de unidades y es causa del parón constructor.

Con este mismo fin, el presidente de la patronal, Juan Lazcano, apunta la conveniencia de articular un IVA reducido para el alquiler con opción a compra de pisos y para las obras de rehabilitación, de forma que esta actividad amortigüe la caída de la edificación residencial.

Para el presidente de la CNC, el cambio de modelo productivo que persigue el Gobierno no debe consistir en reducir "drásticamente" la actividad de edificación de viviendas, sino en "reconducirla" para que su peso en en la economía sea similar a las de otras economías de la UE.

Todo ello dando "una mayor participación" a la rehabilitación y haciendo "esfuerzos sustantivos" para tender a una edificación más sostenible.

En un artículo publicado en la revista interna de la patronal de medianas constructoras Aerco, recogido por Europa Press, Lazcano defiende así que el conjunto del sector de la construcción "tiene que seguir teniendo un peso relevante en cualquier modelo de crecimiento económico que se instrumente en el futuro".

"Estamos en desacuerdo en las referencias recientes al cambio en el modelo productivo, demonizando la construcción y trasmitiendo el mensaje de que hay que potenciar otros sectores en detrimento de la construcción", indica Lazcano en clara referencia al proyecto de Ley de Economía Sostenible. "Es un error que puede tener consecuencias negativas en el empleo, la economía general y la competitividad territorial", advirtió.

"Creemos que hay que cambiar el modelo de crecimiento, pero con medidas estructurales que no se están considerando", añadió. "Los sectores tecnológicos también sufrieron burbujas financieras y nunca se pensó en reducir su actividad en beneficio de otros sectores", ejemplificó.

Por todo ello, insistió en la "urgente" necesidad de poner en marcha "medidas eficaces" para "acortar" la evolución negativa que registra la actividad constructora en el país y "mitigar la enorme erosión de empleos que está generando".

Así, además de las iniciativas ya expuestas, insistió en demandar inversión en obras públicas utilizando "fórmulas de financiación imaginativas en colaboración con la iniciativa privada" y garantizar la liquidez y el crédito para las empresas solventes.

Para el presidente de la patronal, "la construcción debe salir fortalecida de la crisis, evitando un nuevo incremento desordenado de su actividad y un efecto péndulo de influencia negativa en el conjunto de la economía, y sabiendo gestionar los efectos de los cambios de modelo económico que surgirán con la recuperación".