Deberá pagar el 38% del valor nominal de los bonos

Condenan a Citibank por no informar a un cliente sobre la quiebra de Lehman Brothers

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Badajoz ha condenado a Citibank España a pagar a un cliente el 38 por ciento del valor nominal de los bonos de Lehman Brothers suscritos por no informarle de que podía vender a pesar de los "insistentes y reiterados rumores" sobre la quiebra del banco norteamericano.

La sentencia ha sido dada a conocer, en rueda de prensa, por el abogado del caso y delegado de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (AUSBANC) en Extremadura, Juan Luis Picado, quien ha considerado que se trata de una sentencia pionera en España que podría "abrir la puerta" a otros afectados por casos similares.

Picado ha explicado que el juez reconoce en la sentencia la responsabilidad de Citibank de no haber atendido su obligación de tener informado a su cliente de la bancarrota de Lehman Brothers, para que pudiera vender los bonos adquiridos y, de esa forma, recuperar "parte" de los 20.000 euros que invirtió.

En el contrato bancario, en el epígrafe riesgo de liquidez, se especificaba que "el distribuidor facilitará la existencia de un mercado secundario, preferiblemente con base diaria, que permita la venta de los bonos al precio de cotización vigente, que podría ser superior o inferior al valor nominal", ha añadido.

La sentencia condena a pagar el 38% del valor nominal de los bonos en base al valor que tenían el último día en que se hubieran podido vender, el 12 de septiembre de 2008, tres días antes de la bancarrota.

El delegado de AUSBANC ha anunciado, además, que recurrirá la sentencia para que dicho contrato sea declarado nulo y para que se le reembolse el cien por cien del dinero invertido en estos bonos que ha calificado de "tóxicos".

El cliente, que responde a las iniciales G.N. y tiene 57 años, ha informado de que el director de Citibank, que era un amigo personal, le ofreció por teléfono la posibilidad de contratar un producto que le "interesaba" y que era "cien por cien seguro", por lo que contrató los bonos sin "estudiar los papeles".

G.N. ha hecho hincapié en que Citibank en ningún momento le comunicó que eran bonos de Lehman Brothers y que, de saber su origen, no los habría comprado, "porque no lo conocía" y no le gusta "arriesgar" un dinero reservado a los estudios de sus hijos o a imprevistos.

Por todo ello, ha dicho sentirse estafado y, aunque se ha mostrado satisfecho de la sentencia, ha expresado su deseo de que le reembolsen los 20.000 euros invertidos.