Según un análisis del diario USA Today

Los salarios de los empleados públicos de EE UU se disparan en plena recesión

El número de empleados públicos estadounidenses que ganan 100.000 dólares o más se ha disparado en plena recesión en el país, según un análisis de los salarios federales que publica hoy el diario USA Today.

El periódico informa que el número de funcionarios que percibe un salario de seis o más cifras pasó del 14 al 19% durante el primer año y medio de la recesión, sin tener en cuenta horas extra y bonificaciones.

Destaca que los funcionarios públicos están viviendo una época dorada, tanto en sueldos como en contrataciones, justo en medio de una crisis que ha eliminado 7,3 millones de puestos de trabajo en el sector privado.

El USA Today menciona, por ejemplo, que los empleados civiles del Departamento de Defensa que ganan 150.000 dólares o más aumentaron de 1.868 en el 2007 a 10.100 en junio del 2009, la fecha más reciente para la que hay datos disponibles.

Además, cuando la recesión comenzó, el Departamento de Trabajo tenía sólo un funcionario que ganaba 170.000 dólares o más. Año y medio más tarde, el número de empleados con ese sueldo había subido a 1.690.

El diario destaca que la tendencia a incrementar los sueldos por encima del listón de los 100.000 dólares se observa tanto en los organismos del Gobierno y en empresas punteras en tecnología.

Esa tendencia ha hecho que el salario medio del funcionario público suba hasta los 71.206 dólares comparado con los 40.331 del sector privado.

"No hay forma de justificar esto ante el pueblo estadounidense. Es ridículo", dijo al USA Today Jason Chaffetz, legislador republicano y miembro del subcomité que supervisa las condiciones de los funcionarios públicos en la Cámara de Representantes.

Jessica Klement, directora de asuntos gubernamentales de la Asociación Federal de Gestores, dijo que los funcionarios públicos tienen buenos salarios porque el Gobierno contrata a gente muy preparada como científicos, físicos y abogados.

Klement sostiene que en término medio el salario de los empleados públicos es un 26% más bajo que el de trabajadores con puestos equiparables en el sector privado.