Internacionalización de las empresas españolas

Sebastián ve "imprescindible" redoblar la presencia de empresas españolas en EE UU

El ministro español de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, aseguró hoy en Nueva York que es "imprescindible" redoblar la presencia de las empresas españolas en EE UU, un mercado que ha absorbido este año la mitad de su inversión exterior.

"EEUU es una gran apuesta del Gobierno de España porque es un país imprescindible para la presencia de nuestras empresas", aseguró Sebastián durante su intervención en una jornada empresarial celebrada en Manhattan.

El ministro, que destacó la calidad y competitividad de las empresas españolas, mostró su satisfacción porque las compañías nacionales hayan destinado "en este año de crisis" el 46% de sus inversiones exteriores al mercado estadounidense.

"Estoy firmemente convencido de que los efectos a medio y largo plazo de esas decisiones serán sumamente positivos para las empresas españolas, cuando se aprovechen de la recuperación que todos esperamos para la economía estadounidense", aseveró.

El ministro, que destacó que las empresas españolas son líderes mundiales en energía, infraestructuras y finanzas, aseguró que el Gobierno también quiere "que se reconozca a España como un país tecnológicamente avanzado".

"La industria -que supone el 15,5% del Producto Interior Bruto (PIB) español- tiene que ser uno de los retos de futuro de nuestro país", dijo Sebastián, al referirse a la futura Ley de Economía Sostenible que se ha debatido hoy en el Congreso de los Diputados y que busca "generar las condiciones adecuadas para elevar el peso de la actividad industrial en el PIB".

El ministro clausuró así una jornada organizada por el diario El Mundo con motivo del lanzamiento de una edición digital para el continente americano, donde también participaron los presidentes de grandes multinacionales españolas.

Entre ellos, acudió el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, quien analizó la situación económica mundial y destacó que "los efectos positivos de la respuesta contundente y concertada de las autoridades a nivel mundial empiezan a percibirse, lo que hace que los síntomas de recuperación empiecen a ser visibles".

"Es en estos momentos cuando hablar de internacionalización es lo más adecuado" ya que "en las fases bajas del ciclo surgen oportunidades únicas", dijo Botín, que puso como ejemplo la compra este año del estadounidense Sovereign por parte del Santander.

Añadió que "en la transformación que ha experimentado la economía española en los últimos dos décadas ha jugado un papel importante la internacionalización de las empresas españolas".

Por su parte, Florentino Pérez, presidente de la constructora ACS y del club deportivo Real Madrid, explicó que la apuesta de su grupo por el continente americano es "clara" y destacó que tiene como objetivo conseguir "una presencia estable en EEUU".

"Es imposible ser una empresa global sin disfrutar de una presencia estable en este país", aseguró Pérez, quien destacó que ACS cuenta con una cartera de 3.000 millones de euros en EEUU y se ha marcado la meta de "estar presentes en todos los sectores y estados que ofrezcan oportunidades de crecimiento".

El presidente de la eléctrica Endesa, Borja Prado, aseguró que "el camino de internacionalización de las empresas españolas ha estado completamente alejado del concepto de colonización, como se ha pretendido presentar así en Iberoamérica".

Prado aseguró que "la causa principal del éxito empresarial" es "fusionar los valores y activos americanos y los españoles", para convertirse en "una compañía nacional, que pierde el miedo de incorporar talento local en lo más alto de la estructura corporativa y propicia el intercambio cultural".

El presidente Repsol YPF, Antonio Brufau, defendió que una internacionalización adecuada no es sólo estar "en una sola zona geográfica, como Iberoamérica", sino ampliar el campo de actuación a otras regiones para conseguir una mejor seguridad empresarial, algo que a su juicio ofrece Norteamérica.

"América del Norte representó para nosotros un gran reto, mucho más complejo que América del Sur, porque teníamos que aportar un valor especial", dijo Brufau, quien aseguró que "en Repsol queremos ser más grandes y consolidarnos como una empresa de hidrocarburos global, lo que no es fácil".

Destacó el plan estratégico quinquenal de la compañía española para 2008-2012, que incluye seis proyectos claves en América y prevé, tras someterse a un revisión por la crisis, una inversión de 24.000 millones de euros, de los que la mitad recaerá en proyectos del continente americano.