Viajes

Boston, la primera de la clase

Fue cuna de la independencia, inventó casi todo en sus 56 universidades y es la capital aristocrática de EE UU.

Dicen allí, con no disimulado orgullo, que Boston es la ciudad de las primicias: allí lucieron las primeras farolas de gas, se abrió la primera escuela pública y la primera universidad del país, se hizo la primera llamada por teléfono, se jugó el primer partido de baloncesto, y también de béisbol profesional... Puede sacar a relucir viejas medallas porque es al mismo tiempo una ciudad del futuro; ese contraste se visualiza en la plaza Copley, donde el pórtico románico (neo) de Trinity Church se refleja en los cristales azulados de un rascacielos de I. M. Pei de 240 metros, la John Hancock Tower: sólo cien años separan esos dos universos. La Boston Pops, una de sus orquestas más conocidas, lo mismo interpreta jazz o una balada country que borda a Chaikovski.

Boston es una mezcla jubilosa de tradición y vanguardia. Para conocer su faz antigua, lo mejor es comprar un boleto para el Freedom Trail, la ruta de la libertad, que es tanto como rastrear el nacimiento de una nación.

La ruta comienza en el primer parque (cómo no) de los Estados Unidos, el Boston Common, en la colina donde se asentaron los primeros puritanos en 1630. Y recorre el espinazo de la península donde creció la vieja Boston, haciendo escala en 16 hitos decisivos para la historia de la ciudad y del país. Por ejemplo, la Old North Church, la iglesia más antigua, en cuya aguja el patriota Paul Revere hizo colgar dos faroles para advertir de que los ingleses iban a arrestar a Samuel Adams y John Hancock; aquella jornada (18 de abril de 1775) prendió la mecha de la Revolución Americana, que culminaría con la declaración de independencia el 4 de julio del año siguiente.

Donde JFK se declaró a Jackie

Otro de esos hitos es el Faneuil Hall, el primer consistorio o Town Meeting del país (1741). Frente a él se alza el Quincy Market, que se ha convertido en un centro de ocio con tiendas, restaurantes y terrazas, un pionero en este tipo de reconversiones urbanas. Muy cerca está la Parker House, uno de los primeros hoteles de la elegante Boston (1855), donde Charles Dickens se encontraba con colegas americanos como Longfellow o Emerson, donde trabajaron Ho Chi Ming y Malcolm X (de pinche de cocina y botones, respectivamente) y en cuyo comedor, en la mesa 40, J. F. Kennedy se declaró a Jackie (luego celebraría también allí su despedida de soltero).

El primero de los Kennedy llegó a Boston en 1849, como tantos otros irlandeses o italianos. æpermil;stos últimos siguen habitando Little Italy, otro de los barrios del North End, entre el Freedom Trail y la fachada marina o Waterfront. La ciudad moderna se desarrolló más hacia el sur, donde están el Distrito Financiero, Chinatown, Theater District, el barrio residencial de Newbury Street o el barrio victoriano, cool y un poco gay, de Back Bay.

Estos últimos barrios se asoman a un río que se llama Carlos, y que inspiró a nuestro Dámaso Alonso un poema con ese título. Al otro lado de ese río "de tristeza gris" es ya otra ciudad, Cambridge, que se fundó al mismo tiempo que Boston. Y que se ha hecho famosa por su universidad. Mejor dicho, universidades: son 56, contando las de Boston.

La más exclusiva, la de Harvard, llamada así por el mecenas con cuyo legado se fundó en 1636; empezó con 12 estudiantes y hoy son más de 40.000, que tienen que pagar unos 50.000 dólares por curso (el total de estudiantes de todas las universidades supera el medio millón).

Otra institución de sumo prestigio es el MIT (Massachusetts Institute of Technology), donde se han inventado cosas como la computadora, la píldora anticonceptiva, el microondas, la tarjeta de crédito o numerosas armas y artefactos secretos. El futuro se inventa en un paisaje victoriano que no ha movido una farola de sitio en 300 años.

Guía para el viajero

Cómo ir

Iberia (902 400 500, www.iberia.com) tiene actualmente una oferta para volar directamente desde Madrid a Boston todos los días, excepto viernes, a partir de 585 euros ida y vuelta, tasas incluidas. Viva Tours ofrece un paquete de cuatro noches de hotel, vuelo regular de Iberia, traslados y tasas incluidos, desde 1.391 euros. Don Quijote Tours (617 328 1333, www.tourboston.com) realiza visitas y excursiones en español.

Dónde dormir

Omni Parker House (60 School Street, 617 227 8600, www.omniparkerhouse.com), abierto en 1855, en pleno centro histórico, es parte de la crónica local y conserva aspectos que pudieron ver Dickens o J. F. Kennedy, aunque las habitaciones están remodeladas. Más económico es Anthony's Town House (1085 Beacon Street, 617 566 3962, www.anthonystownhouse.com), en Brookline, de atmósfera victoriana.

Dónde comer

Union Oyster House (41 Union Street, 617 227 2750) es un landmark (patrimonio nacional) y presume de ser el restaurante más antiguo de América, ya que funciona como tal desde 1826; con su ambiente variopinto, informal y divertido, es visita obligada. UpStairs on the Square (91 Winthrop Street, Cambridge, 617 864 1933, www.upstairsonthesquare.com) es un lugar diferente al que acuden artistas y gente del espectáculo.