Diario de a bordo

En un mercado con doble personalidad

El problema de Dubai parece un hecho aislado.

Seguro que usted conoce la comedia que lanzó a la fama a Marilyn Monroe Los caballeros las prefieren rubias. La película está basada en un musical y que a su vez venía de un best-seller de la escritora Anita Loos. Pero lo que es menos conocido es el origen del título y que aparece en esta cita de la revista de México, Fortuna, sobre la crisis del 29.

"En la década de 1920 la gente comenzaba a descubrir el crédito al consumo. La desgracia fue que, en su ignorancia y falta de experiencia, hicieron extensivo el uso del crédito a la adquisición de acciones en la Bolsa. La inversión en renta variable entonces era un fenómeno relativamente nuevo para el gran público.

Hasta antes de la década de 1920 la gente prefería invertir en bonos. Inclusive el famoso banquero JP Morgan acuñó la frase Gentlemen prefer bonds (Los caballeros prefieren bonos). En un juego de palabras, poco después, Anita Loos escribió una novela titulada Gentlemen prefer blondes (Los caballeros las prefieren rubias)"

Gentlemen prefer bonds... pero no esta semana... o al menos los bonos de Dubai. Lo que parecía iba a terminar plácidamente por la festividad de Acción de Gracias, que suele ser alcista en Europa, casi se convierte en pesadilla por el miedo a un posible default de la deuda de Dubai y que esto provocara un contagio en otros bonos soberanos. El muy bajo volumen con que se mueve el mercado últimamente exageró más aún las cosas. Parece un hecho aislado, de un país que se quedará sin reservas de petróleo en 2029 y ha intentando diversificar, sin acierto, creando una burbuja inmobiliaria, con bajada de precios inmobiliarios del 50% en un año, pero no parece fácil que contagie a sus vecinos. Más bien parece una especie de Islandia de Oriente Medio. Pero si vemos el gráfico de arriba, pocas cosas han cambiado estas convulsiones, y vemos un gráfico totalmente lateral desde septiembre, sin que esté claro que vayamos a salir de ahí en breve.

Este gráfico es un poco el compendio del mercado tan extraño en que nos encontramos. Un mercado que compagina por un lado una deuda a tres meses en EE UU con rentabilidad cero, es decir inversores dispuestos a no cobrar nada con tal de tener su dinero presuntamente seguro, con unas Bolsas que han subido lo indecible desde marzo, es decir con inversores dispuestos a asumir riesgos. Es un mercado con doble personalidad, por lo que no es de extrañar el movimiento lateral. Observen en el gráfico cómo el volumen del rebote del viernes es más alto que el volumen del desplome del jueves.

Por encima del techo del lateral, resistencias importantes como los 3.000 psicológicos, por debajo potencial de caída, con un primer objetivo en los 2.500, donde está el 38,2 % de retroceso de Fibonacci de todo el tramo de subida.

El índice de volatilidad VIX en EE UU mostraba aumentos del 25 % al inicio de la sesión del viernes, por lo que seguramente veremos en los próximos días nuevos bandazos.