Inversión en medio ambiente

Un abanico de opciones al alcance del ahorro verde

Optar por compañías, fondos o productos relacionados con el medio ambiente puede ser una guía para invertir. Las regulaciones más estrictas amplían su campo de actuación y de beneficios.

El universo de los negocios relacionados con la lucha contra el cambio climático se expande casi en la misma medida que los gobiernos, los reguladores y la industria intentan luchar contra la creciente contaminación atmosférica, la escasez de agua potable o la acumulación de desechos industriales. Pero donde esta tendencia se hace más evidente es en el mapa empresarial: algunas compañías tradicionales, como las eléctricas o las dedicadas a la producción de bienes de equipo, se hacen más sofisticadas al entrar en esas áreas, mientras que aparecen otros grupos -generalmente pequeños- con especializaciones muy específicas. æpermil;stas pueden ir desde el equipamiento de las generadoras de energías limpias, la mejora de la eficiencia del transporte al control de la deforestación o de la polución industrial.

Pero, ¿es la relación con esas actividades una guía idónea para invertir en empresas, fondos o en otros productos? Borja Lacalle, director comercial de Banco Urquijo, manifiesta que, aunque todo el mundo esté de acuerdo con los objetivos, el prisma sobre el que hay que tomar las decisiones de inversión es el de la rentabilidad. Destaca que el mercado no siempre les ha dado la razón, y menos a los valores de energías alternativas cuando baja el precio del petróleo, como se ha comprobado en su comportamiento bursátil en meses pasados. No obstante, Lacalle añade que la tendencia ascendente es innegable y que, con cautela, puede ser una pauta adecuada de selección de activos, más para los inversores que opten por el largo plazo.

Para Iván Sánchez, de SeBroker Adepa, se trata de un criterio válido, pero con precaución en las decisiones y en la elección de valores. Del mercado español, prefiere empresas que ya están presentes en determinadas actividades, como Abengoa o Gamesa. En su opinión, algunas van a llegar tarde a una actividad que, aunque sea creciente, contará con barreras de entrada cada día más difíciles de superar.

Energéticas

Aunque la inversión puede ser directa en empresas o a través de fondos, una vía global para unirse a este ámbito es la apuesta por los sectores vinculados al medio ambiente. Pero la complejidad del panorama empresarial se percibe en la composición de los índices que entidades, como FTSE Group (véase gráficos), HSBC o Citi, han creado para agruparlas. Las más numerosas y repetidas son las energéticas, entre ellas las eléctricas menos relacionadas con la generación con carbón y las que producen kilovatios con materias primas infinitas o poco contaminantes, como el sol o el viento. En estos segmentos, Citi nombra en su lista, entre otras, a EDF, Fortum o Iberdrola, y las más enfocadas a la producción de energías renovables: Acciona, Iberdrola Renovables y EDP Renováveis.

Otro apartado es el de los grupos industriales que construyen los equipos para estas generadoras. En el ranking de la entidad está un líder, la danesa Vestas, Gamesa, y otras más modestas, como las alemanas Solar Tech y SolarWorld.

Desde Impax Asset Management, firma que gestiona inversiones en la actividad de medio ambiente por 1.500 millones de dólares, se cita a Covanta, compañía estadounidense dedicada a la generación eléctrica por la combustión de basuras, y también a la italiana Hera, de la misma área. De esta última se indica, además, que es un holding muy atractivo por la fortaleza de su balance y porque está expandiendo su actividad dentro de Europa y en China.

FTSE Group destaca al gigante alemán Siemens en el sector de energías alternativas, específicamente por la fabricación de equipos para la generación solar. De la norteamericana 3M Company se subraya su actividad en la eficiencia energética. También avanza otras posibles oportunidades en sociedades de menor tamaño y menos conocidas por gestores e inversores; es el caso de la estadounidense GT Solar, que gana en el año un 67% en el año.

BNP Paribas considera que los planes de estímulo de los Gobiernos benefician especialmente a dos sectores dentro del campo energético: los productores verdes y las dedicadas a mejorar la eficiencia energética. Entre sus green stocks seleccionados figuran también Iberdrola Renovables, EDF Energies Nouvelles y SolarWorld. Pero valoran, además, el atractivo de la francesa Theolia, que diseña y opera plantas eólicas.

Que en ocasiones la Bolsa premia estas actividades se percibe en la norteamericana Acorn Energy, de sólo 87 millones de dólares de capitalización bursátil. Dedicada a aportar soluciones tecnológicas para la generación de energías limpias, sube un 430% en el año.

Tratamiento de aguas

æpermil;ste es, según los expertos de Impax, uno de los sectores con más capacidad de crecimiento. Señalan que por cada dólar invertido en el saneamiento del agua se puede esperar un retorno entre 3 y 34 dólares. Sobre la base de los diferentes programas públicos de inversión para los próximos años, los gestores destacan que entre las beneficiadas pueden estar Pentair, dedicada a la prospección; Pall Corp, fabricante de filtros, y Mueller Water, productor de redes y otras infraestructuras.

En este área, en el índice de FTSE Group se hallan algunas de las más grandes: la holandesa Philips, la francesa Suez y la japonesa Kyocera, que está aplicando su tecnología en componentes electrónicos y circuitos integrados al tratamiento de fluidos. De España se menciona a FCC.

Automóvil y transporte

También en una industria tan histórica como la automovilística es posible seguir la pista del reto medioambiental. Desde Credit Suisse se pone de manifiesto que Mitsubishi, Nissan o Daimler están en una fase avanzada en el lanzamiento de vehículos eléctricos. Desde BNP Paribas se destaca, igualmente, el impulso dado a estos automóviles por Renault-Nissan y Tata. Pero además de los fabricantes, otros grupos, como Iberdrola y Repsol, se están apuntado a estos proyectos. Esta última pretende no quedar fuera del suministro futuro ante un posible panorama de máquinas para recargar las baterías que vayan sustituyendo a los surtidores de gasolina.

La racionalización del consumo es otra vía abierta dentro de la estrategia de reducción de las emisiones de CO2. Y con ella las oportunidades de inversión. En la cartera de Impax figuran Johnson Controls, Borgwarner y Denso. Las tres producen piezas que mejoran la eficiencia de los coches tradicionales.

Algunos analistas, ante el control de emisiones que se impondrá a las aerolíneas, se fijan en las que son menos contaminantes, pues tendrán costes más reducidos para adaptarse a la regulación. Iberia, con 90 puntos sobre 100 en el índice Dow Jones Sostenible (DJSI), está entre las mejores posicionadas.

Nuevos negocios

Como todo no está inventado y las necesidades de la industria y de los usuarios domésticos son progresivamente más sofisticadas, algunas firmas encuentran en ellas nuevos nichos de negocio. El plan de instalación de 25 millones de contadores en viviendas del Reino Unido, que medirán el consumo energético y su relación con las emisiones de CO2, es otro de los temas en los que se han fijado los gestores de Impax. Y destacan, como posibles beneficiadas, a la estadounidense Roper y a Abengoa.

Los fondos, una vía para diversificar

Una visión, aunque sea muy rápida, de los fondos relacionados con actividades medioambientales, muestra el gran abanico de opciones que tienen los inversores. Desde los más generalistas a los más especializados, las posibilidades son muy diversas. Como señala Iván Sánchez, puede ser el camino más apto para los inversores que quieran entrar en empresas de países, como Alemania, Dinamarca, Estados Unidos o Suecia, en donde están casi todos los líderes de cada área. No obstante, también hay que tener en cuenta que no son una panacea y que, cuando los mercados caen, también acumulan pérdidas, y con una elevada volatilidad.

Pero el ámbito al que acceden no deja de ser atractivo. Ejemplos hay multitud. Desde Pictet, Hans Peter Portner, gestor del fondo Megatrends, -presente en aguas, energías limpias, agricultura y madera- manifiesta que estos temas son presumiblemente ganadores en un mundo que debe apostar por lo sostenible.

Entre los líderes por rentabilidad en el año de la categoría de energías alternativas de Morningstar está SAM Smart Energy. Invierte en acciones, y tiene las posiciones más fuertes en Canadian Solar y en Companhia de Minas Gerais (en ADR).

Y Julius Baer Multistock Energy apuesta principalmente por empresas de zona euro y EE UU. Sus participaciones más fuertes están en Quanta Services, Gamesa y ABB.