Una opción más segura

La creciente escasez de recursos, combinada con una alta población y un crecimiento en el consumo, hacen que las tecnologías eficientes y las energías renovables sean imprescindibles y, por consiguiente, estarán en auge. Las compañías de estas áreas se beneficiarán y serán más prósperas que otras. Las aportaciones de los Gobiernos a los programas de estímulo para apoyar a las compañías en estos áreas subrayan su desarrollo.

Las empresas que utilizan la energía y los recursos de forma más eficiente tienen costes menores, una perspectiva a largo plazo, una mejor reputación y están bien aceptadas en la sociedad, aparte de ser menos arriesgadas. Las compañías con un buen gobierno corporativo son más transparentes, tienen mejores controles internos y una mayor preocupación por sus empleados. Esto implica una reducción en los accidentes, mayor lealtad a la empresa, menos bajas y mayor facilidad para atraer talentos.

Con una inversión socialmente responsable se combina rentabilidad y valores sociales y ecológicos y se contribuye a un desarrollo más sano. En periodos de cinco años, la rentabilidad de los fondos sostenibles es similar a la de los fondos convencionales, pero los fondos sostenibles demuestran unos ratios de riesgo mucho más bajos, con menor volatilidad. Los fondos sostenibles ha tenido durante la crisis menores salidas que el resto.

Sabine Doebeli. Responsable de Sustainability Management de Bank Vontobel