Negocios

Los empresarios chinos aprovechan la crisis para adquirir bares españoles

La adquisición de bares de tapas españolas se ha convertido en una de las principales oportunidades de negocio para los empresarios chinos en Valencia ante la crisis económica, financiados en la mayoría de los casos por la familia y los amigos.

China, en busca de la recuperación.
China, en busca de la recuperación.

La crisis ha consolidado la compra de bares entre la población china, que con apenas 15.000 euros puede adquirir un local traspasado por españoles, así como la apertura de un "wok" o restaurantes de comida oriental, que seguirá en auge en los próximos dos años, según han asegurado a EFE desde la Asociación de Empresarios Chinos de Valencia.

La sepia, las bravas o la puntilla han dejado de ser un misterio para los chinos, que ya regentan cerca de 120 bares tradicionales de tapas sólo en la ciudad de Valencia: "la cocina española es fácil y está muy buena, si se hace bien", puntualiza el secretario de la Asociación, Leo Ping.

Los chinos que pasan ahora a ser propietarios de un bar español se han formado previamente durante muchos años como cocineros, seguramente en ese mismo establecimiento, y aprovechan la oportunidad que les brinda la crisis para adquirir los locales a buen precio, entre 10.000 y 15.000 euros, explica.

Pero la mentalidad de la comunidad china, propietaria de 1.800 empresas en la Comunitat, está cambiando. "Antes, como se suele decir, trabajábamos como chinos. Ahora queremos vivir bien, como todo el mundo", ha concluido Leo Ping.