Consolidación de las cajas

CAM estudia continuar de forma independiente pero no descarta una integración

La dirección de Caja Mediterráneo (CAM) ha abordado una línea de trabajo para garantizar "que sola puede hacer frente al actual contexto económico y financiero, sin tener que recurrir imperiosamente a un proceso de integración", si bien no descarta esta última posibilidad.

De hecho, en esta línea de continuar sin acudir a ningún proceso de integración CAM ha elaborado sus presupuestos para 2010, según han informado fuentes de esta entidad de ahorros, que esta mañana ha celebrado en Alicante una reunión del Consejo de Administración y de la Asamblea General.

"Nos sentimos totalmente independientes y valoramos el continuar independientes y solos en este proceso", ha afirmado el presidente de CAM, Modesto Crespo, quien, no obstante, ha añadido que al final la entidad "optará por aquello que sea mejor".

"Intentaríamos trasladar nuestra cultura y nuestro ideal ante un hipotético proceso de integración, sea con quien sea", ha agregado.

En este marco de un posible camino en solitario, CAM ha trabajado "en la búsqueda de mayores niveles de eficiencia y ha procedido al ajuste necesario de su red de oficinas", así como a recortes en los costes de estructura y mejoras en la gestión de la cuenta de resultados.

Todo ello ha permitido "duplicar el margen de explotación recurrente" y destinar todo el excedente generado "en un año excepcional como 2009" a incrementar los niveles de provisión.

De esta forma, han añadido fuentes de CAM, se ha ampliado el exceso en fondos genéricos, que se sitúa en 746 millones de euros, mientras que el exceso en recursos propios se sitúa en más de 1.900 millones de euros.

En este contexto, el director general de CAM, Roberto López Abad, ha apuntado que "no hay planteado ningún proceso de integración a día de hoy", pero "es posible que se dé en un futuro".

"Todo el sector se está estructurando y estamos estudiando alternativas que ya veremos si cuajan o no", ha añadido López Abad.

Preguntado sobre si una de estas alternativas es una fusión entre CAM y Bancaja, Crespo ha respondido que "ésta es una de las muchas posibilidades que existen".

"El mercado está abierto, estamos hablando con unos y otros en un marco de cortesía, pero no podemos determinar nada. Lo de Bancaja es una opción y todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y ahora no hay nada que sea significativo para decir algo", ha afirmado.

CAM entiende que los criterios que deben presidir la selección de alternativas ante "un hipotético proceso de integración" hacen referencia a varios aspectos esenciales.

Uno de ellos es el hecho de tener garantizada la vinculación con los territorios de origen, principalmente la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia, que le permitan mantener "un nivel importante de empleo cualificado", relación con sus clientes y proveedores y desarrollo de actuaciones en materia de Obras Sociales.

Este criterio implica, y así se ha expuesto a los miembros del Consejo de Administración y de la Asamblea, la necesidad de mantener un alto grado de vinculación entre la caja y los territorios de origen, "la cercanía en la toma de decisiones, compromiso social y garantizar los apoyos económicos y financieros que una entidad como CAM provee a los agentes económicos de su territorio de origen".

A juicio de CAM, otro de los aspectos destacados ante una posible integración sería que la entidad resultante "fuera viable en términos económicos", es decir "suficientemente solvente, capaz de generar recursos recurrentes en el medio plazo, estar mejor diversificada en los riesgos, con incremento de tamaño, y en resumen, con aspiración y capacidad para ser líder del sector".

En opinión de CAM, los procesos de integración entre entidades financieras tienen sentido, "en el contexto de crisis actual", para conseguir las ayudas que se precisan a nivel del conjunto del Sistema Financiero Español con el fin de afrontar con garantías los retos inmediatos a los que se debe hacer frente.

Entre estos últimos, CAM considera que los ejercicios 2010 y 2011 serán "tremendamente complicados".