Previsiones

Pernod Ricard sostendrá este año sus ventas gracias a la división bodeguera

Pese a que no esquiva la crisis del consumo, el fabricante de bebidas espirituosas Pernod Ricard prevé cerrar el año con una caída de su facturación inferior a la de sus competidores. La compañía francesa estima lograr al cierre del ejercicio un volumen de ingresos cercano a 1.000 millones de euros, según señalaba ayer el presidente de la filial española, Philippe Coutin.

En concreto, el propietario de Absolut y Havana Club, entre otros, asume un descenso de ventas cercano al 4%, cuando el conjunto del sector eleva el descenso en volumen por encima del 12%.

La compañía gala asegura que su resultado se verá compensado por el positivo desarrollo de su división de vinos, Domecq Bodegas, donde cuenta con marcas como Campo Viejo o Alcorta. Una división que estuvo a la venta a lo largo del último año, pero que no encontró ofertas que se adecuaran a los criterios marcados por Pernod. Sin embargo, ante las actuales dificultades crediticias, la compañía asegura que la división no está en el mercado.

PERNOD RICARD 187,75 -1,55%

En cuanto a la guerra de precios en la que está inmersa la gran distribución, Coutin afirma que ésta no afecta a los fabricantes de bebidas espirituosas. "La distribución tiene su universo competitivo, la guerra de precios es cosa de ellos", explicaba.

El responsable de Pernod en España también valoró las posibles consecuencias en el sector de un aumento de la fiscalidad sobre las bebidas alcohólicas, una posibilidad que el Gobierno contempla de cara a los próximos meses. "Para nosotros la subida de impuestos especiales no es un problema porque no afecta al consumo, que está bajando en los últimos años a pesar de que no ha habido cambios de impuestos", apuntó. "Lo que sí es un problema es la subida del IVA porque ésta sí que provoca una caída del consumo".

Coutin también criticó la actual regulación de la publicidad de bebidas alcohólicas, ya que permite realizar anuncios de cerveza siempre que se trate de variedades sin alcohol. "Es la misma marca comercial", argumentaba Coutin al explicar el error que puede generar esta publicidad en los consumidores.