Producto Interior Bruto

EE UU revisa a la baja el crecimiento del PIB en el tercer trimestre, hasta el 2,8%

Ni consumo ni inversión en EE UU fueron tan robustos el trimestre pasado como se calculó inicialmente. El departamento de Comercio acaba de hacer pública una revisión a la baja del crecimiento económico entre julio y septiembre. El PIB creció un 2,8% y no el 3,5% inicialmente calculado.

Con todo, el tercer trimestre marca el fin de una de las mayores contracciones económicas de la historia del país y está en línea con lo que calculaban unos analistas que se vieron sorprendidos con la primera lectura de las cifras del PIB. En el segundo trimestre, la economía se contrajo un 0,7%.

Las estadísticas de comercio reflejan que el consumo no ha sido tan dinámico como se creía en un primer momento. El consumo de los ciudadanos americanos es el 70% de la economía y entre julio y septiembre creció un 2,9% y no el 3,4% que se calculó antes. Así las cosas, su contribución al PIB fue de 2,1 puntos porcentuales. Las inversiones fueron algo menores que en a estimación inicial de estas cifras pero los inventarios se redujeron a un ritmo anual de 133.400 millones de dólares, más de lo que constaba.

Esa es una buena noticia cara al futuro porque una rebaja de los stocks permitirá dinamizar la producción, máxime si el consumo se mantiene por la senda del crecimiento. Los analistas creen que el cuatro trimestre puede, de hecho, experimentar un crecimiento del 3%.

Una de las partidas que ha afectado negativamente al PIB ha sido el comercio que ha sustraído 0,8 puntos porcentuales de crecimiento frente al tercer trimestre debido al crecimiento de las importaciones.

La Asociación Nacional de Economías de Empresa (NABE) mostró ayer un estudio de previsiones hecho por 48 economistas de compañías y algunos académicos que apuntaba a que el crecimiento de EE UU se estabilizaría en 2020 en torno al 2,9% después de contraerse un 2,4% este año. Se cuenta con que el sector de la vivienda y la inversión empresarial aporten un mayor crecimiento que este año en el que la mayoría ha llegado de los distintos estímulos puestos en marcha por el Gobierno.

El problema es que nadie cuenta con que el empleo se recupere a la misma velocidad. Desde que comenzó la recesión, que técnicamente no se ha dado por acabada, se han perdido 7,3 millones de empleos. El peor mes para el mercado laboral fue enero ya que entonces se destruyeron 741,000 puestos de trabajo. En octubre esa cifra negativa ha sido de 190.000. Mientras, los costes laborales caían un 5,2% en el pasado trimestre, la productividad ha crecido un 9.5%. Autoridades y economistas creen que la creación de empleo no llegará a la vez que se estabilice el PIB y se cuenta con que haya una "recuperación sin empleo" durante meses.

La última revisión de las cifras del PIB correspondientes al tercer trimestre llegará el 22 de diciembre. Las primeras estimaciones del cuarto y cierre del año se harán públicas en enero.