Política fiscal

El Círculo de Economía avisa que en España no caben "lujos" en gasto público

El Círculo de Economía ha apuntado a la consolidación fiscal como uno de los mecanismos contra la crisis que deben empezar a impulsarse durante la presidencia española de la UE, aunque ha recomendado que España tome medidas antes porque no se puede permitir "ciertos lujos de gasto público".

Así lo detalla un largo documento que la agrupación empresarial, junto al CIDOB, han trasladado al Gobierno español, en el que se recogen un conjunto de propuestas para la presidencia española de la Unión Europea, y que ha sido presentado hoy en Barcelona por el presidente del Círculo, Salvador Alemany.

En la presentación han intervenido también la secretaria de la Generalitat para la Unión Europea, Anna Terrón; el director del CIDOB, Jordi Vaquer, y el secretario técnico del Círculo de Economía, Joan Ramon Borrell.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ha anunciado que propondrá a los gobiernos de la UE comenzar en 2011 la consolidación fiscal y la retirada de los estímulos a la economía.

Precisamente en este sentido, Joan Ramon Borrell ha señalado que la Comisión Europea afrontará la consolidación fiscal a partir de 2011, pero "hay países como España que deben empezar a tomar medidas ya".

No obstante, "al mismo tiempo -ha dicho-, en la política general de la UE, toca gastar, toca gasto público, pero debe ser ordenado. Lo que daña al Gobierno español es la sensación de barra libre, de descontrol".

Por ello, ha añadido que el Círculo recomienda al Gobierno que durante la presidencia de la UE en el primer semestre de 2010 "no actúe a la defensiva, ya que sería muy perjudicial y no se puede permitir ciertos lujos de gasto público".

Otro de los aspectos clave ante la crisis que el Círculo de Economía y el CIDOB resaltan son las reformas en el sector de la energía, la aplicación de la directiva de servicios y el diseño de la agenda tras la aprobación del Tratado de Lisboa.

"La energía puede formar parte de las soluciones estructurales a la crisis si se apuesta por un cambio de modelo energético que sirva de vector de crecimiento económico", dice el texto, para el que las energías renovables "presentan oportunidades obvias, pero ninguna parte del paquete energético -ni siquiera el carbón o las nucleares- puede ser ignorada a la hora de replantearse el escenario futuro".

Borrell también ha subrayado la importancia de la aplicación de la directiva de servicios como un mecanismo de creación de ocupación y que "puede ser una bandera en la salida de la crisis".

"Sin embargo, donde vemos la mayor ventana de oportunidades es en el diseño de la agenda post-Lisboa, es decir, en la aprobación de la nueva agenda 2011-2020", ha resaltado el secretario técnico de la agrupación empresarial.

A su juicio, las prioridades de la nueva agenda deben partir del crecimiento económico a partir de la investigación y la innovación; favorecer un entorno empresarial más dinámico; inversión en formación para luchar contra el paro de larga duración, impulsando los servicios de ocupación, y el desarrollo de la economía verde.

Otros ejes que detalla el texto son un "New Deal" para la región mediterránea impulsado por Europa, un acercamiento a Europa Central y a Rusia, y una apuesta por las relaciones con Estados Unidos.

"La presidencia puede ser el ancla que permita el ajuste hacia la recuperación económica", ha dicho el presidente del Círculo, Salvador Alemany, para quien el éxito de la presidencia española dependerá de la capacidad del Gobierno de articular "coaliciones" con los estados miembros "más deseosos de contar con políticas europeas que ayuden a dar respuestas efectivas a la crisis y permitan impulsar medidas para la recuperación".