Reestructuración financiera

Ibercaja deja abierta la puerta a futuras fusiones si "no suponen un riesgo"

El presidente de Ibercaja, Amado Franco, ha dicho hoy que la entidad deja la puerta abierta a futuras fusiones "si no suponen un riesgo" y ha confirmado que decidieron "no presentar" oferta por la Caja de Castilla La Mancha porque consideraron que era mejor seguir solos.

En una conferencia de prensa con motivo de la presentación de resultados de la entidad hasta el mes de septiembre de este año, Franco ha comentado que se tomó la decisión de no presentar oferta por la Caja Castilla la Mancha en un consejo que celebraron el día 22 de octubre, un acuerdo al que se llegó por unanimidad después de considerar y estudiar la información que se les facilitó.

El presidente de la entidad ha agregado que se compararon dos situaciones: "voy solo, con este futuro y estas dificultades, o me voy acompañado de Caja Castilla la Mancha, con este futuro", y, al final, se entendió que "era mejor ir solos, así de sencillo".

A su juicio, es muy distinto estar en una situación financiera en la que se necesita una fusión para tener un futuro halagüeño que no necesitar esa fusión para asegurar el futuro.

No obstante, ha dejado claro que, si le llega a Ibercaja "un tema que puede ser interesante" se estudiará y, si no supone riesgo, tratará de conseguirse, aunque si no sale, "no pasa nada", ha apuntado.

En su opinión, debería ser una operación en la que no se ponga en riesgo la identidad de la caja, su independencia y su gestión, y no se limiten liquidez y solidez, ha enfatizado Franco, quien ha dejado claro que, en estos momentos, no hay absolutamente nada encima de la mesa.

Respecto a la situación general de las fusiones en España, ha dicho que va a haber movimientos de cajas para intentar conseguir tamaño suficiente para acudir al mercado de capitales.

En el caso de las cajas aragonesas, ha valorado que Ibercaja tiene un tamaño suficiente para capear el temporal y salir además fortalecida y que la CAI, que también está sana, ha juzgado conveniente buscar sinergia para conseguir mayor tamaño. "Nosotros le deseamos la mejor suerte", ha concluido.

Gana 176 millones hasta septiembre

Ibercaja obtuvo en los nueve primeros meses del año un beneficio neto de 176 millones de euros, lo que supone un descenso del 22,5% respecto al mismo periodo de 2008, una evolución "razonablemente satisfactoria", según la entidad, teniendo en cuenta la crisis económica que afecta al país.

Así lo han explicado a los medios de comunicación, antes de celebrar una Asamblea General Ordinaria de la caja, el presidente de Ibercaja, Amado Franco, y su director general, José Luis Aguirre, quienes han coincidido en alertar de que 2010 será un año "muy difícil" y "bastante peor" que 2009.

Según los datos aportados, hasta el mes de septiembre, la caja ha suscrito 81.000 operaciones nuevas de préstamos por un valor de 5.200 millones de euros, un 35,6 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. De esa cantidad 2.200 millones corresponden a créditos a empresas y 2.578 a familias (2.300 para adquisición de vivienda y el resto para consumo).