Aeronáutica

España califica las ayudas a Airbus de inversión de Estado

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó ayer el Real Decreto que regula la concesión directa de créditos reembolsables a Airbus para la fabricación del nuevo A-350, el avión de largo alcance con el que el fabricante aeronáutico europeo pretende plantar cara al 787 de su rival estadounidense Boeing.

En total, se destinarán hasta 332,2 millones de euros, entre los años 2009 y 2015, a un programa cuyo desarrollo tendrá un coste superior a los 11.000 millones. Francia, Alemania y Reino Unido, los otros países socios del proyecto, también han acordado inyectar fondos públicos al proyecto. Un aspecto controvertido, sobre todo tras los recientes pronunciamientos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en contra de estas ayudas en el caso del anterior proyecto de Airbus, el superavión A-380.

Para tratar de justificar su decisión, el Gobierno señala en el decreto aprobado que el sistema de financiación previsto se puede asimilar "a una inversión del Estado, ya que a través de los intereses y de los royalties aplicables podrá obtener una rentabilidad a la misma". Y añade un mensaje para Boeing: "Difiere este sistema del aplicado en EE UU para el apoyo al competidor de Airbus a través de subvenciones indirectas a fondo perdido".

Los créditos aprobados tienen carácter de préstamos con interés, con un reembolso condicionado a las ventas y entregas de los nuevos aviones A-350. El tipo de interés estará referenciado al de los bonos del Estado a 10 años. La gestión y pago de los anticipos se regulará mediante un convenio de colaboración entre la Secretaría General de Industria y Airbus. El reembolso se hará mediante un canon por cada avión vendido y entregado. El Gobierno prevé recuperar el principal y los intereses de los créditos en un periodo de 17 años a contar desde el último desembolso.

Críticas de Boeing

Boeing advierte que, si como parece, la OMC considera que las ayudas públicas a nuevos programas de Airbus distorsionan el mercado, los créditos para el A-350 serían ilegales. "Airbus no necesita unas ayudas que son una carga para el contribuyente", añadió el grupo.