Movimientos corporativos

Salamanca tendrá los servicios centrales de la caja castellano-leonesa y León la presidencia

Salamanca se quedará con los servicios centrales de la nueva caja de ahorros que surgirá de fusionarse Caja Duero, Caja España y Caja Burgos, León tendrá la presidencia de la entidad y Burgos acogerá los centros de negocio que hasta ahora están en Madrid, según han confirmado fuentes consultadas por Efe.

Este acuerdo ha sido adoptado a lo largo de esta semana, en las diferentes reuniones mantenidas por los directivos de las tres cajas y a la que han acudido responsables políticos de la Consejería de Economía y del PSOE de Castilla y León.

El reparto de poder de la nueva macrocaja se dará a conocer a los consejos de administración de las tres entidades entre el lunes y el martes, en una convocatoria extraordinaria que serviría para dar el visto bueno inicial a la fusión.

Esta reunión del 10 de noviembre llega después de que el Banco de España aconsejara, a finales de octubre, a las tres cajas de Castilla y León que dieran la aprobación de la fusión antes del 9 de noviembre.

Con las últimas reuniones mantenidas durante esta semana entre los directivos de las tres entidades de ahorro se ha definido el reparto de poder.

Así, Salamanca se quedaría con los servicios centrales de la futura macrocaja, además de los órganos de gobierno, ya que estaría en la capital salmantina el despacho del director general y de los directores adjuntos, según las fuentes consultadas.

Según publica hoy la Gaceta de Salamanca, el puesto de director general de la futura caja sería ocupado por Lucas Hernández, que actualmente ocupa ese cargo en Caja Duero, aunque en junio cumpliría los 65 años, con lo que podría jubilarse, siempre que no se modifique este apartado en la nueva Ley de Cajas.

Salamanca también tendría la sede principal de la Obra Social, aunque no se descarta la posibilidad de que tanto Burgos como León tuvieran subsedes de este departamento.

Por su parte, León acogería la sede de la Presidencia de la nueva macrocaja y el departamento informático, ya que, según el informe de la consultora KPMG, Caja España tiene los servicios técnicos más avanzados de las tres entidades.

En cuanto a Burgos, el acuerdo de las tres cajas haría posible que acogiera departamentos como Tesorería y Extranjeros, además de la sede de las empresas participadas, que hasta ahora tienen su sede en Madrid.

Otras fuentes consultadas han asegurado que de este acuerdo la mayor beneficiada sería Salamanca, ya que el informe de KPMG ha avalado el "liderazgo" de Caja Duero en la fusión, según indicó el director general de esta entidad en el consejo de administración del día 23 de octubre.

La fusión que materializarán las tres entidades de Castilla y León crearía la sexta caja de ahorros española por volumen de activos y la quinta por volumen de depósitos, según los datos recogidos a cierre de 2008.

Así, la macrocaja administraría 58.143 millones de euros, de los que 20.743 provienen de Caja Duero, 25.017 de Caja España y 12.383 de Caja Burgos.

Los depósitos de la nueva entidad la situarían en la quinta posición al sumar 40.852 millones de euros, de los que 15.040 millones pertenecen a Caja Duero, 18.142 millones a Caja España y 7.670 millones a Caja Burgos.