Vida profesional

Un estudio desvela que el mal humor facilita la toma de decisiones

Estar de mal humor y ser un gruñón son buenos síntomas y hacen pensar con más claridad, según un último estudio australiano publicado en Science, que investiga las emociones. Así, indica que en contraste con las personas que parecen siempre felices, las de ánimo miserable son mejores a la hora de tomar decisiones en la empresa y son menos crédulas.

"Mientras la jovialidad fomenta la creatividad, la melancolía facilita la atención y el pensamiento reflexivo", ha añadido el investigador y psicólogo de la Universidad de Nueva Gales del Sur, que ha dirigido el estudio, Joe Forgas.

Este experto afirma que una persona irritable puede lidiar con situaciones más estresantes que un individuo feliz, por la forma en la que el cerebro "promueve estrategias de procesamiento de información".

El estudio también concluye que los individuos tristes son mejores exponiendo sus ideas a través de argumentos escritos. A juicio del psicólogo, esta situación muestra que "un humor moderadamente negativo puede en realidad promover un estilo de comunicación más concreto, armonioso y exitoso". También asegura que el mal tiempo aclara ideas.