Expansión internacional

Las zapatillas Munich ultiman su desembarco en Alemania

La firma de calzado Munich, especializada en moda urbana y calzado técnico-deportivo, prevé afianzar en 2010 su expansión en España y ahondar su presencia en el extranjero con la apertura de nuevas tiendas propias en territorio español y el desembarco en nuevos mercados, como el alemán, después de haber entrado este año en Francia.

Uno de los modelos de zapatillas Munich
Uno de los modelos de zapatillas Munich

Uno de los responsable de la empresa catalana, Xavier Berneda, explicó a Europa Press que en la actualidad más de la mitad de las ventas ya corresponden al mercado internacional -en 2009 la cifra de negocio de todo el grupo rondará los 26 millones de euros- y constató que todavía quedan mercados con mucho potencial por descubrir.

Berneda desveló que uno de sus objetivos más deseados sería tener delegación en Brasil, aunque de momento no es un proyecto a muy corto plazo. "Queremos atacar el mercado sudamericano", aseguró.

En paralelo, la firma no aparca su expansión en España, donde ya cuenta con tiendas propias en zonas de Barcelona como el Born, la Illa Diagonal o en el 'outlet' de La Roca del Vallès, Valencia, y busca emplazamiento en Madrid y en otras capitales.

Preguntado por si prevén acelerar su ritmo de aperturas mediante el régimen de franquicias, Berneda aseguró que la compañía descarta este sistema porque ya tuvieron alguna experiencia y acabaron recomprando el negocio.

Berneda atribuye el éxito de Munich a su acierto por saber escuchar lo que demanda la gente, al tener una red de proveedores que dan valor añadido y el haber sabido ahondar en la diversificación respecto al resto de marcas.

"Somos transformadores", aseguró Berneda, que destacó que su fórmula pasa por hacer pocos modelos y muchos colores.

La apuesta por el diseño de Munich le valió ser una de las empresas galardonadas esta semana por el Premio Cámara 2009, convocado por la Cámara de Comerio de Barcelona y BCD Barcelona Centro de Diseño.

Munich fue premiada junto a la multinacional catalana Ficosa. Ambas fueron reconocidas por haber sabido "rentabilizar" su gestión global del diseño, lo que no sólo ha mejorado su estrategia empresarial, sino que también les ha permitido diferenciarse y ganar en posicionamiento y competitividad.

De Munich valoraron que siendo una empresa tradicional de calzado, ha conseguido, mediante el diseño, una notable transformación.

Los orígenes de Berneda se remontan una vez finalizada la Guerra Civil, en 1939 en Sant Boi de Llobregat, cuando el abuelo Berneda inicia su empresa con el objetivo de crear todo tipo de calzado. Años después, en 1953, los hermanos Berneda se introdujeron en el mundo del atletismo como pioneros en la producción de zapatillas de deporte en España.

Fue en 1964 cuando la empresa dio un paso determinante con la inclusión del símbolo más característico de la marca, la X, y el cambio de nombre, Berneda por Munich.