Visto bueno del Consejo

BBK presentará una oferta para adquirir Caja Castilla-La Mancha

El Consejo de Administración de la BBK ha acordado hoy autorizar a la dirección de la entidad a presentar una oferta formal para hacerse con la propiedad de la Caja de Castilla-La Mancha (CCM), intervenida por el Banco de España.

Las fuentes oficiales consultadas han rechazado informar de los aspectos concretos del proceso aludiendo al compromiso de confidencialidad suscrito.

Las entidades interesadas en comprar la caja castellano-manchega recibieron a principios de este mes información detallada de la situación de la entidad sobre la que fundamentar una oferta, que debía ser presentada a lo largo de este mes.

El banco de inversión suizo UBS, seleccionado por el Banco de España para dirigir la operación, deberá elegir en las próximas semanas un grupo de candidatos teniendo en cuenta la idoneidad de las ofertas en función de los requisitos que ha establecido el organismo supervisor.

El Banco de España ha abogado por un "proyecto financieramente sólido" y que los contribuyentes paguen lo mínimo posible, es decir, que pida la menor cantidad posible al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) o al Fondo de Garantía de Depósitos.

Hace meses que la dirección de la BBK dio a conocer su propósito de poner en marcha las iniciativas necesarias para crecer hasta doblar su actual tamaño, un objetivo al que se ajustaba la venta de la caja castellano-manchega.

Pero el nuevo presidente de la entidad vizcaína, Mario Fernández, ha dejado claro en una reciente conferencia que este proceso debe cumplir tres exigencias: no debe poner en riesgo los ratios fundamentales de la caja vizcaína; la BBK "no va a ir donde no nos quieran"; y "en ningún caso se cuestionará el control de la BBK por parte de la sociedad vizcaína, estructurada en el modo en el que en cada momento toque".

Precisamente, según han apuntado varios medios, la posibilidad de que el control de la BBK se pueda diluir en la operación de compra de una entidad mayor es una de sus grandes dificultades, ya que si la operación se hiciera por la vía de la fusión la BBK podría perder el control de la asamblea de la caja resultante.

El consejero vasco de Economía, Carlos Aguirre, ha opinado hoy que por la "línea tradicional", de fusión, en estos momentos, es "prácticamente imposible" la adquisición de la Caja Castilla-La Mancha por parte de la BBK, porque supondría que la entidad vizcaína "perdería el control" de la propia entidad.

El consejero ha opinado que este proceso solamente sería viable a través de "otras líneas" que, según el consejero, deberían estar "contempladas y aceptadas por el Banco de España".

Para solventar esta dificultad la caja vasca podría diseñar una fórmula jurídica novedosa que garantice el control.

La dirección de CCM ha confirmado a los representantes sindicales de la entidad que hay "varias cajas interesadas" en pujar en el proceso de fusión con la entidad intervenida, entre las que, según diversas informaciones, podrían estar Ibercaja, Cajastur o La Caixa.

El pasado 29 de marzo, el Banco de España decidió intervenir la caja. El grupo concluyó el primer semestre de este año con unas pérdidas de 138,45 millones de euros, frente a los 740,42 millones que perdió en todo 2008.

Su cifra de "activos dudosos" ascendió a 30 de junio a 3.492,6 millones de euros, casi el doble de los 1.848,6 millones registrados a 31 de diciembre de 2008, con lo que la tasa de morosidad pasó del 9,32% al 17,33%.

La presencia de la BBK en este proceso ha sido rechazada por diferentes grupos.

El sindicato LAB ha recalcado que la operación "no tiene ningún sentido desde la óptica de cualquier abertzale coherente" ya que se trata de una "aventura que no ayudaría en nada al desarrollo económico, social y político de Euskal Herria".

Interés de Cajastur

Cajastur está ultimando su oferta para presentarse a la puja para hacerse con el control de Caja Castilla-La Mancha (CCM), según informaron hoy fuentes financieras.

El presidente de Cajastur, Manuel Menéndez, informó ayer al consejo de administración de que los técnicos de la caja están a punto de finalizar el análisis que determinará si finalmente opta a la compra de la entidad intervenida por el instituto emisor español el pasado mes de marzo.

Menéndez dio también cuenta al consejo del calendario de la operación y dejó claro que el requisito imprescindible para que prospere la oferta final por CCM es resulte beneficiosa para todas las partes implicadas, tanto para la entidad castellano-manchega como para Cajastur, que no aceptaría un acuerdo lesivo para sus intereses. Por su parte, fuentes de Cajastur declinaron hacer ningún comentario sobre esta información.

La operación no va a requerir dinero de los contribuyentes, ya que cualquier necesidad de recursos se hará con cargo al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de las cajas de ahorros.