Beneficios empresariales

Shell recorta un 68% su beneficio hasta septiembre y suprime 5.000 empleos

La petrolera Royal Dutch Shell vio reducido su beneficio en un 73% en el tercer trimestre del año, con respecto al mismo periodo del año anterior, debido a la caída del precio del crudo en los mercados internacionales.

La mayor petrolera de Europa atribuyó este descenso en los beneficios en el periodo julio-septiembre a la caída del precio del petróleo, ya que en julio de 2008 el barril de petróleo alcanzó su máximo de 147 dólares, el doble de lo que ha marcado de media en el tercer trimestre de este año.

En una comunicación a la Bolsa de Londres, Royal Dutch Shell informó de que entre julio y septiembre obtuvo un beneficio neto atribuido de 3.000 millones de dólares (2.037 millones de euros), frente a los 10.900 millones de dólares (7.401 millones de euros) obtenidos en el tercer trimestre del pasado año.

El beneficio bruto fue de 3.247 millones de dólares, también un significativo descenso con respecto a los 8.448 millones de dólares registrados en el tercer trimestre del año 2008.

El resultado bruto de explotación (EBITDA) fue de 76.026 millones de dólares, frente a los 135.478 millones de dólares entre julio y septiembre de 2008, según los datos sin auditar de la petrolera.

Los ingresos tras impuestos ascendieron a 3.288 millones de dólares y la deuda se situó en los 5.353 millones de dólares en los nueve primeros meses del año, frente a los 7.044 millones de dólares del segundo trimestre del año.

El director ejecutivo de la petrolera, Peter Voser, comentó que "nuestros resultados del tercer trimestre se vieron afectados por la debilidad de la economía global" y reconoció que los beneficios "se han visto drásticamente reducidos con respecto a hace un año".

Voser consideró que "hay algunos indicios de que la demanda de energía y los precios están mejorando", pero advirtió de que "las perspectivas siguen siendo muy inciertas, por lo que no esperamos una rápida recuperación".

Suprime 5.000 empleos

Royal Dutch Shell recordó que su programa de reducción de costes, que se puso en marcha a principio de año, supondrá la supresión de 5.000 empleos hasta final de año, y que espera que este recorte tenga un efecto en las próximas comunicaciones de resultados.

El martes British Petroleum (BP) informó de que su beneficio neto en el tercer trimestre del año ascendió a 4.980 millones de dólares (3.340 millones de euros), lo que supuso un descenso del 50% con respecto al mismo periodo del año anterior.