Proceso de reestructuración

Spanair reducirá los vuelos a Madrid un 8% para centrarse en Barcelona

El nuevo proceso de reestructuración de Spanair estará listo en dos semanas. Reducirá su flota de 43 a 35 aviones y habrá recortes de plantilla y de salarios, según afirmó ayer su presidente Ferran Soriano. La compañía reducirá un 10% su actividad y este ajuste se aplicará a los vuelos con destino en Madrid, mientras que potenciará la operación sobre El Prat de Barcelona.

Un año clave en Spanair
Un año clave en Spanair

El presidente de Spanair, Ferran Soriano, ha participado en Nueva York en la ceremonia de bienvenida de la compañía estadounidense Continental al mayor club aéreo global de aerolíneas, Star Alliance, al que pertenece desde hace cinco años la empresa española.

Durante su viaje, el directivo ha tenido que compatibilizar sus declaraciones entre aquellas de signo positivo, como la firma de un acuerdo con Continental para volar con código compartido entre Barcelona y Nueva York yMadrid y Nueva York a partir del próximo mes de abril, con otras menos optimistas referidas al proceso de reestructuración en marcha en Spanair, a causa de las pérdidas y la caída del tráfico en sus vuelos españoles y europeos.

Soriano se mostró moderadamente optimista sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo con los sindicatos de la compañía en el plazo de "dos semanas". Tal pacto "incluirá pérdida de puestos de trabajo", aunque no quiso precisar cuántos. También contemplará "rebajas salariales para toda la plantilla" que se plasmarán en la reforma de los convenios colectivos. Una tercera medida de ajuste será reducir la flota operativa de la empresa a 35 aparatos, cuando actualmente es compuesta por 43 aviones.

El presidente de Spanair aseguró que se están cambiando los procesos operativos de la compañía con el objetivo de reducir costes. El tiempo medio de escala va a bajar de los actuales 40 minutos a 30, con lo que si bien la reducción de flota será del 18%, el ajuste de actividad supondrá tan sólo del 10%. Ferran Soriano aseguró que el aeropuerto en el que se realizará la reducción de vuelos más drástica es el de Madrid-Barajas "porque allí ya no vamos a tener nuestra base de operaciones principal, que ya hemos trasladado al aeropuerto de Barcelona", aseguró el ejecutivo.

El presidente de Spanair explicó este traslado estratégico "porque entendemos que en El Prat tenemosmás oportunidades de crecer, porque las compañías de Star Alliance han hecho tam- bién esta misma apuesta para el desarrollo de su tráfico internacional y, también, porque los tráficos aéreos domésticos desde Madrid son los que se están viendo más perjudicados por la competencia del tren de alta velocidad".

El presidente de Spanair aseguró que no van a reducir uno solo de los nueve vuelos diarios que tienen entreMadrid y Barcelona, aunque reconoció que están perdiendo dinero en esta ruta. "Creo que hay una situación positiva en la percepción de los vuelos entre las dos ciudades. Los clientes de negocio están comprendiendo que el tiempo de viaje en el avión es sensiblemente más corto que en el AVE".

Cierre de rutas

Spanair hizo pública ayer una nota en la que señalaba que ha dejado de operar las rutas deMadrid-Estocolmo, Bilbao- Múnich, Valencia-Múnich, Madrid- Jerez y Barcelona-Jerez, como consecuencia del nuevo mapa aéreo de la compañía. Las novedades para la temporada de invierno son las aperturas diarias de Barcelona-Estocolmo y Barcelona-Mahón, así como dos vuelos semanales entre Alicante y Orán (Argelia).

Ryanair en el aeropuerto de El Prat

El presidente de Spanair es consciente de la apuesta que la compañía de bajos costos Ryanair se apresta a realizar sobre el aeropuerto de El Prat de Barcelona. Asegura que conoce las reivindicaciones del grupo irlandés para recibir ayudas de las instituciones municipales, además de la reclamación de poder embarcar por tierra a sus pasajeros, sin utilizar jardineras ni pasarelas. "AENA (el propietario de El Prat) nos ha asegurado que no se dará ninguna ventaja a Ryanair que no reciba el resto de las aerolíneas", asegura.

Sobre el contencioso que mantienen con la empresa Newco del grupo Marsans, que es el proveedor de servicios aeroportuarios de Spanair, afirmó que "la situación es estable". Las partes discuten la subida de precios del 17% recogida en el acuerdo firmado a cinco años entre el anterior propietario de Spanair (la aerolínea escandinava SAS) y Newco, que ahora está siendo sometida a una decisión arbitral.