Bolsa de Nueva York

El Dow Jones cede un 1,08%, incapaz de mantener los 10.000

La última sesión de la semana ha concluido con una caída del 1,08% en el Dow Jones , que finalmente, tras varias jornadas de altibajos, ha perdido los 10.000 puntos. Los inversores han optado por las ventas y la toma de beneficios, pese a los resultados de Microsoft y Amazon, que han batido las previsiones.

Con estas ventas, los tres indicadores cerraron con mínimas caídas semanales. El Dow cedió un 0,2%, después de que esta semana alcanzase su nivel más alto desde principios de octubre de 2008, el S&P 500 fue el que más destacó en estos recortes con una pérdida semanal del 0,7% y el Nasdaq se dejó un 0,1%.

Las dudas sobre si las acciones estadounidenses están demasiado caras, y por encima de su valor real, y el deseo de los inversores de vender, presionan al resto de los indicadores neoyorquinos, que hoy han cerrado con caídas del 1,08% en el Dow Jones, y se ha situado en los 9.972 puntos.

Por su parte el S&P 500 perdió un 1,22%, hasta los 1.079 puntos, el Nasdaq también cerró en terreno negativo, arrastrado por el ánimo de ventas general en la bolsa, y cedió un 0,50%, hasta las 2.154 unidades.

DOW JONES 35.061,55 0,68%

Las tomas de beneficios afectaron a la mayor parte de los sectores, principalmente a los que habían subido más en los últimos tiempos, como la industria, la energía y las finanzas.

La presentación de resultados empresariales ha marcado la agenda bursátil a lo largo de estos días, ya que un buen número de empresas norteamericanas ha presentado las cuentas del tercer trimestre y, de momento, en la mayor parte de los casos han superado las expectativas de los expertos.

Sin embargo, los índices bursátiles apenas han avanzado a lo largo de la semana, ya que, como contrapartida, los datos macro, las variables que van mostrando la verdadera marcha de la economía, han reflejado la situación de debilidad en la que aún se encuentra, especialmente los referidos al desempleo, a la marcha del sector inmobiliario o al consumo.

El Libro Beige, el informe elaborado por los bancos centrales estadounidenses, ha corroborado que la actividad económica se ha estabilizado, pero que la salida de la recesión está siendo, y previsiblemente continuará siendo en los próximos meses, muy lenta.

La incertidumbre que planea entre los inversores, podría disiparse tras conocerse el aumento de las ventas de viviendas de segunda mano y el apoyo de Bernanke, que se suma a las declaraciones de Obama, a una mayor regulación financiera.

La Fed y el Departamento del Tesoro anunciaron ayer planes para regular la compensación en miles de compañías financieras del país e impusieron grandes recortes salariales en varias firmas que han recibido ayudas del Gobierno.

Los resultados empresariales han sido el principal apoyo del mercado, que hoy demuestra su confianza en el sector tecnológico, tras las cuentas trimestrales de los gigantes Microsoft y Amazon.com, si bien los únicos valores que han cerrado en positivo la jornada han sido la propia Microsoft, con un alza del 5,38% y HP, que ha subido un 0,50%.

La espectacular llegada del Windows 7, presentado ayer mundialmente, ha venido hoy acompañada por la presentación de resultados de Microsoft, que ha batido las previsiones pese a ganar un 18,3% menos en el trimestre. El gigante de los software ha sido la estrella en el parqué tras anunciar un beneficio por acción de 40 centavos, una cifra que ha batido las previsiones de los analistas que anticipaban unas ganancias trimestrales de 32 centavos por títulos.

Por su parte, Amazon.com no ha podido mantener esa senda alcista, pese al incrementó del 69% en su beneficio del tercer trimestre. Además, la compañía ofreció un pronóstico más optimista para el ejercicio en curso.

Las referencias macroeconómicas de la jornada han estado focalizadas en el aumento, de un 9,8%, de las ventas de viviendas de segunda mano de septiembre hasta las 5,57 millones de unidades, una cifra que se sitúa por encima de las previsiones de los analistas.

Por contra, ese afán de los inversores por recoger beneficios, ha marcado una sesión de fuertes ventas.

Los movimientos más bajistas en el Dow Jones los firmaron Dupont, con un descenso del 2,41%, Boeing, una jornada más con pérdidas del 2,31%, Alcoa, que bajó un 2,21%, y Caterpillar, que cedió un 1,94%. Pero el farolillo rojo ha sido, con gran margen, la compañía de tarjetas de crédito American Express, que ha perdido un 5,10%, después de presentar sus resultados.

Unas pérdidas que también inundaron el mercado de materias primas, con el precio del barril Texas bajando de los 80 dólares al desinflarse 69 centavos este viernes.

Por último, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años aumentó a 3,475% contra 3,421% en la noche del jueves y el de los títulos a 30 años a 4,289% contra 4,249%.