Crisis

Bernanke dice que las financieras deberían pagar por los cierres de las entidades

El presidente de la Reserva Federal de EE UU, Ben S. Bernanke, instó al Congreso a garantizar que el sector financiero, en vez de los contribuyentes, corra con el costo de cerrar grandes entidades financieras.

Bernanke, presidente de la Reserva Federal
Bernanke, presidente de la Reserva Federal

El presidente del banco central llamó a establecer un "procedimiento creíble" para imponer las pérdidas a accionistas y acreedores. Dijo que "cualquier costo de resolución que tenga el Gobierno debería pagarse mediante un gravamen al sector financiero".

Las declaraciones de Bernanke coinciden con los esfuerzos de la Fed de intensificar la supervisión de la banca y combatir los métodos de remuneración que fomentan el correr riesgos excesivos. El Congreso está preparando la mayor reorganización de la normativa financiera desde los años treinta del siglo pasado, y Bernanke dijo que es "esencial" que los legisladores eliminen las lagunas en la normativa y den a las entidades supervisoras las herramientas para gestionar los riesgos por todo el sistema financiero.

El Comité Federal del Mercado Abierto, el organismo de la Fed que fija la política monetaria de Estados Unidos, tendrá su próxima junta los días 3 y 4 de noviembre. Los miembros dijeron en su junta anterior el mes pasado que la economía había "mejorado", al tiempo que reiteraron la promesa de mantener la tasa de interés de referencia excepcionalmente baja por un "periodo prolongado".

Bernanke no hizo comentarios sobre las perspectivas de la economía o el rumbo de las tasas de interés en sus declaraciones escritas.

Bernanke dijo que todas las firmas financieras grandes e interconectadas, sean bancos o no, deberían hallarse sujetas a una "supervisión consolidada" que requiera normas "más estrictas" en cuanto a capital, liquidez y gestión de riesgos. No dijo que la Fed debiera tener la responsabilidad principal de esa supervisión.

Apoya a Obama

En testimonios ante el Congreso este mes, Bernanke dijo que la Fed debería ser el regulador de las compañías no bancarias de importancia sistémica, con lo que apoyó los cambios de normativa propuestos por el Gobierno de Obama.

La pericia de la Fed en materia de supervisión y su conocimiento de los mercados significan que el banco central está "debidamente capacitado" para reglamentar las mayores compañías financieras no bancarias que no eran sociedades de cartera bancarias bajo su responsabilidad, dijo Bernanke el 1 de octubre ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

El presidente de la Comisión de Banca del Senado, Christopher Dodd, demócrata de Connecticut, y Richard Shelby, el decano de los miembros republicanos de la comisión, se oponen ambos al plan del Gobierno de Obama de ampliar los poderes de supervisión de la Fed para que incluyan las firmas financieras de importancia sistémica. Dodd planea proponer que se combinen la Fed y otros reguladores bancarios en una misma agencia.

El presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, dijo en un trabajo presentado a la conferencia de su banco ayer que los daños causados por la crisis financiera "habrían sido mucho peores de no haber tenido el banco central el conocimiento y la experiencia sobre las entidades financieras y los mercados financieros que necesitaba para adoptar medidas de inmediato a fin de estabilizar los mercados financieros y la economía real".

La Reserva Federal (Fed) dio a conocer en mayo los resultados de dos meses y medio de un análisis exhaustivo de los balances de los mayores bancos estadounidenses, un proceso que se acuñó como "prueba de resistencia".

La autoridad monetaria concluyó entonces que 10 de esos 19 bancos necesitaban en conjunto cerca de 75.000 millones de dólares adicionales para reforzar su capital.

Por otro lado, Bernanke indicó hoy durante un discurso en Chatham (Massachusetts) que ante el "éxito" de esa iniciativa, la Fed planea llevar a cabo análisis "más frecuentes, más amplios y más exhaustivos".

El objetivo es detectar tanto riesgos generales como específicos, así como problemas relacionados con la gestión de las instituciones.

"Son necesarias medidas adicionales para asegurar que todas las organizaciones bancarias tienen el capital adecuado", insistió el responsable del banco central estadounidense.

Recordó que el Financial Stability Board, un organismo de supervisión internacional integrado por altos funcionarios de instituciones de distintos países, solicitó "estándares de capital significativamente mayores".

Subrayó, además, que el G-20, que agrupa a los principales países desarrollados y en desarrollo, se ha comprometido a "desarrollar reglas para mejorar la cantidad y calidad del capital bancario".

Durante su discurso, pidió también celeridad al Congreso a la hora de aprobar una reforma de las regulaciones financieras.

Tanto la Casa Blanca como el Congreso analizan posibles reformas que impidan que vuelva a repetirse una crisis como la actual, que hizo que la economía estadounidense se adentrase en la peor recesión desde los años 30.