Crisis

Los ministros de la UE respaldan la creación de un órgano que detecte los riesgos financieros

Los ministros de Finanzas de la UE han respaldado hoy la propuesta de crear un nuevo órgano europeo encargado de detectar con suficiente antelación los riesgos que puedan poner en peligro la estabilidad del sistema financiero en su conjunto.

El Consejo de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) ha alcanzado un consenso "muy amplio", según fuentes oficiales, sobre los primeros textos legislativos, aunque el acuerdo no podrá ser formalizado hasta diciembre.

Según fuentes comunitarias, el Reino Unido insiste en que toda la legislación sobre la nueva arquitectura de supervisión a escala europea se acuerde en bloque, y todavía falta por negociar la relativa al control "microprudencial", es decir, las normas para el establecimiento de tres nuevas autoridades sectoriales de supervisión.

El secretario de Estado español de Economía, José Manuel Campa, ha destacado en rueda de prensa que el compromiso de hoy sobre "las grandes líneas" de la estructura "macroprudencial" ha sido posible "en un tiempo récord", dado que los textos fueron propuestos por la Comisión a finales de septiembre.

La presidencia de turno sueca ha recibido el encargo de comenzar a negociar esta parte de la legislación con el Parlamento Europeo, aunque éste todavía no ha designado un ponente para ello.

La UE creará la llamada Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS).

Este nuevo órgano tendrá como función detectar los riesgos que amenacen al sistema financiero y tendrá capacidad para emitir alertas -por lo general, no públicas- que deberían permitir a las autoridades, nacionales y europeas, adoptar cuanto antes las medidas necesarias.

En otoño de 2008 los gobiernos europeos tuvieron que inyectar, deprisa y corriendo, miles de millones de euros a los bancos para salvarlos de una quiebra generalizada que los supervisores no supieron o no pudieron prever.

Las primeras propuestas legislativas, presentadas por la Comisión de la UE el pasado 23 de septiembre, pretenden subsanar la fragmentación en sistemas nacionales que dificulta la supervisión de las entidades financieras activas en el mercado interior europeo.

Además de la junta encargada de la supervisión macroprudencial (riesgos globales), la Comisión ha propuesto el establecimiento de un Sistema Europeo de Supervisores Financieros (SESF), responsable de la microprudencial (riesgos en un sector o una entidad).

El SESF asociará a los supervisores nacionales y a tres nuevas autoridades comunitarias que se crearán a partir de otros tantos comités ya existentes, para los sectores de banca; mercados y valores, y seguros y pensiones de jubilación, respectivamente.

La JERS tendrá la facultad de dirigir recomendaciones y alertas a los Estados miembros (incluidos los supervisores nacionales) y a las tres autoridades europeas de supervisión, que deberán atenerse a las mismas o, en caso contrario, explicar los motivos.

Participarán en la JERS las máximas autoridades del Banco Central Europeo (BCE) y de los bancos centrales nacionales, así como los presidentes de las tres autoridades europeas de supervisión, los supervisores nacionales y un miembro de la Comisión.

Finalmente serán los bancos centrales los que dominarán la Junta y el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, podría convertirse en el primer presidente del nuevo organismo hasta 2011.