Créditos

El regulador financiero británico propone normas más estrictas en la concesión de hipotecas

La Autoridad británica de Servicios Financieros (FSA) presentó hoy unas propuestas destinadas a establecer normas más estrictas en la concesión de hipotecas, para que sólo las reciban quienes tengan capacidad para devolverlas.

Con estas propuestas, que serán sometidas a consulta pública antes de que puedan entrar en vigor, las entidades financieras británicas que concedan créditos deberán verificar los ingresos de las personas que soliciten un préstamo hipotecario.

Así, la FSA, regulador del sector financiero, quiere evitar que se repita la burbuja inmobiliaria que permitió que se otorgasen demasiados créditos sin establecer correctamente que pudieran ser devueltos, una situación que llevó a la crisis financiera global. El sector financiero tendrá plazo hasta el 30 de enero de 2010 para hacer comentarios sobre este plan.

Mayor control del riesgo de impago

El director ejecutivo de la FSA, Hector Sants, dijo hoy a la BBC que es necesaria una nueva normativa. El plan no llega a prohibir la concesión de hipotecas por el 100% o 125% del capital, como al parecer prefería el primer ministro, Gordon Brown, aunque este tipo de productos financieros serán vigilados de cerca por el riesgo de impago que conllevan. Según los expertos, estas propuestas reflejan un cambio hacia un sistema de regulación más intervencionista.

Con el plan, las entidades que prestan los fondos serán los últimos responsables en evaluar la capacidad de pago del consumidor.

La decisión de trasladar el peso de la responsabilidad de los ciudadanos a los bancos supondrá que éstos no podrán contar con ayuda pública si incurren en deudas tóxicas y se demuestra que no hicieron las debidas comprobaciones de solvencia.

Sants agregó que en el pasado, la filosofía que prevalecía era que los bancos actuarían bien sin asumir riesgos. "Tenemos que reconocer que tanto las firmas como los consumidores no siempre toman las mejores decisiones. No siempre actúan para su mejor interés o ciertamente por el interés colectivo de la sociedad, por lo que necesitamos una nueva normativa de regulación, que es lo que hace la FSA", añadió. "Buscaremos terminar con estas prácticas irresponsables que arriesgan a las firmas y los consumidores", señaló Sants.

Pero el director ejecutivo de la FSA puntualizó que es importante no limitar la disponibilidad de una hipoteca a gente con capacidad de devolverlas en el futuro, por lo que las nuevas normas no impedirán que los empleados por cuenta propia puedan adquirir un préstamo.

El director de supervisión del FSA, Jon Pain, dijo hoy que el mercado hipotecario ha visto una "extraordinaria agitación" en los últimos 18 meses. "Reconocemos que necesitamos unos profundos cambios en la regulación y necesitamos actuar ahora para atender asuntos que hemos identificado", señaló Pain.

Agregó que hubo una "rápida explosión" de productos hipotecarios y el surgimiento de estrategias de préstamo de alto riesgo, además de la idea de que los "buenos tiempos" de la economía no acabarían. "Las reformas -añadió- que hemos anunciado hoy asegurarán que el mercado hipotecario funciona mejor para los consumidores y las firmas".