_
_
_
_
_
Fusiones

Caja Cantabria se integrará en una nueva entidad de crédito en 2010

Caja Cantabria se integrará en el primer semestre de 2010 en una nueva entidad financiera de crédito para hacerse "más fuerte" en un nuevo entorno económico que le obliga a crecer para ser "más competitiva".

El presidente de la entidad de ahorro cántabra, Enrique Ambrosio Orizaola, encara las negociaciones con "paso de buey", lento pero seguro, y con la vista puesta en el 31 de diciembre de 2009, la fecha que se ha marcado para poner "cara y ojos" a las cajas con las que va a andar este camino.

Cuando lo haga, se iniciará un proceso para materializar la integración que deberá recibir la "bendición" del Banco de España y que culminará como muy tarde en el primer semestre de 2010, con la creación de un nuevo grupo económico que permitirá a Caja Cantabria mantener sus sedes, su Obra Social y su propio Consejo de Administración, aunque también deberá renunciar parcialmente a su autonomía.

De momento, la entidad de ahorro está "hablando con todos" porque, como explica su presidente en una entrevista con EFE, se trata de encontrar a las entidades lo más sanas y fuertes posibles. "De nada sirve que se junten dos cojos para sacar de ahí un esprínter", advierte Orizaola, que asegura que Caja Cantabria es "muy apetitosa" por su excelencia económica y financiera.

El presidente explica que se va a crear un nuevo grupo económico que quiere que sea una entidad financiera de crédito con capacidad para prestar servicios financieros plenos y para actuar en todos aquellos espacios geográfico que no sean la zona natural de Cantabria. "En nuestra zona natural, seguiremos siendo Caja Cantabria, pero para actuar en el resto de España y por qué no, en el extranjero, es para lo que uniremos fuerzas", señala.

Ambrosio prefiere no citar a ninguna de las entidades con las que Caja Cantabria está negociando y, sobre la posibilidad de sumarse al acuerdo de integración de Caja Navarra y Caja Canarias, señala que "pudiera ser que sí o pudiera ser que no".

El Gobierno de Cantabria ve "bien" este proceso, que el presidente de Caja Cantabria justifica en que "el mundo ha cambiado de manera radical y el mundo financiero especialmente".

Según Ambrosio, la bajada de tipos de interés le viene muy mal a las entidades financieras, porque bajan los márgenes de intermediación y su capacidad de obtener beneficios y las cajas necesitan ser capaces de emitir volúmenes de deuda mucho más altos para tener unos precios más razonables.

Y explica que Caja Cantabria no tiene problemas para pasar la crisis en cuanto a resultados, pero sí tendría problemas a futuro para seguir creciendo empleando las mismas herramientas que hasta ahora: captación de depósitos de clientes y de deuda cuando le ha hecho falta. "La integración es la vía que nos va a permitir ser más fuertes en el nuevo entorno", subrayada el presidente, quien insiste en que es ese entorno el que obliga y no el Banco de España.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_