LIBER 2009

El sector del libro anuncia un plan estratégico para afrontar la crisis

El sector del libro prepara un plan estratégico que permita a los editores españoles hacer frente a la crisis económica y a los retos que plantean las nuevas tecnologías, y le pide al Gobierno medidas fiscales de apoyo a la industria y al comercio del libro.

Este plan fue anunciado hoy por Pedro de Andrés, presidente de la Federación de Gremios de Editores de Editores de España (FGEE), durante su intervención en la XXVII edición de LIBER, la mayor feria profesional e internacional del libro español, que fue inaugurada por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde.

Según explicó De Andrés, que hizo un llamamiento a "la comprensión y al apoyo del Gobierno de España", el "ambicioso" plan que prepara el sector tendrá que contar con "otras propuestas paralelas" para las librerías y la distribución de libros", informa la FGEE en una nota.

El proyecto defiende la necesidad de modificar y actualizar la Ley de Propiedad Intelectual, y para ello piden "una posición firme del Gobierno de España en defensa de sus creadores y de sus industrias culturales".

"El sector público -denuncian los editores- sigue incumpliendo sistemáticamente la normativa vigente y ostenta el puesto de mayor realizador de fotocopias ilegales. Ni es buena conducta ni buen ejemplo para los ciudadanos".

Dentro de este plan estratégico, el sector plantea un marco "estable y pedagógicamente sólido para el libro de texto", que representa "una parte significativa de la edición y del comercio del libro en España".

En este sentido, editores y libreros critican las políticas de "seudogratuidad" que se aplican en la enseñanza a través del modelo de préstamo, "un sistema obsoleto y pedagógicamente negativo", dijo Pedro de Andrés.

El sector prevé también un plan de fomento del proceso de digitalización de los fondos bibliográficos y de acceso a los mismos a través de la red.

La irrupción de Google en la edición internacional "ha sido con mucha propaganda y no muy buenas artes", aseguró Pedro De Andrés, y ha creado "caras e inevitables repercusiones en la edición universal", pero, si se alcanza una solución satisfactoria, se podrá afrontar el futuro de forma adecuada.

Estos escollos no han impedido que la edición española haya seguido avanzando en la mejora de las herramientas digitales necesarias para la comercialización de los libros en el siglo XXI, tales como el programa DILVE, promovido por la FGEE, y el proyecto ENCL@VE, en colaboración con la Biblioteca Nacional.

El presidente de los editores reconoció que este año está siendo "especialmente duro, casi dramático" porque la "gravísima crisis económica, financiera y comercial ha golpeado también a la edición y al comercio de libros".

Una situación que repercute de forma grave también sobre las librerías, que "han visto en gran parte paralizadas las compras públicas, así como la ralentización de las compras de las Bibliotecas Públicas".

Ángeles González-Sinde estuvo acompañada durante la inauguración de LIBER por José María Álvarez del Manzano, presidente de la Junta Rectora de IFEMA; Ángel Martín Acebes, vicepresidente de ICEX; Ignacio González, vicepresidente y consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, y Alexander I. Kuznetsov, embajador de Rusia, país invitado de honor en esta edición de la Feria.

En España, la industria editorial mueve anualmente cerca de 4.000 millones de euros, un 0,7% del PIB, y da empleo, directo e indirecto a más de 30.000 personas.