Informe de la OMT

El turismo en el mundo caerá un 5% en 2009

El turismo mundial cerrará este año con un 5% de turistas menos que en 2008, como consecuencia del impacto de la crisis económica y, en algunos destinos, por los efectos de la epidemia de gripe A, según las previsiones de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Si así fuera, ese resultado sería el peor desde hace decenios, indicó hoy el secretario general de la organización, Taleb Rifai, con motivo de la Decimoctava Asamblea General de la OMT, que se celebra hasta el próximo 9 de octubre en la capital de Kazajstán, Astana.

Como en crisis anteriores, la OMT calcula que los ingresos turísticos sufrirán más que las llegadas, ya que los consumidores tienden a comprar más barato y permanecer más cerca de su lugar de residencia en estancias más breves.

Se pronostica que el crecimiento de las llegadas de turistas mundiales será negativo en todas las regiones del mundo, excepto en África, que en los siete primeros meses creció un 4%. En cambio, los mercados interiores, muy estimulados por muchos gobiernos durante la crisis, "habrían de comportarse ligeramente mejor", apuntó Rifai.

Como se preveía, la tendencia registrada en el segundo semestre de 2008, se ha intensificado durante el presente ejercicio y las llegadas de turistas mundiales cayeron un 7% hasta julio. No obstante, la actividad ha sido más dinámica en verano, lo que hace prever una cierta mejora en la evolución de la industria en los últimos meses de 2009 y una ligera recuperación en 2010.

Europa, la más afectada

Europa, el principal destino del mundo ha sido el más afectado, con un descenso superior al promedio mundial -del 8% en los siete primeros meses del año-, aunque el incremento del turismo nacional, sobre todo en países grandes que tienen suficiente variedad podría compensar en parte la caída en la afluencia de extranjeros.

Las proyecciones económicas más recientes indican que la economía mundial podría haber tocado fondo y empezar a salir de esta recesión sin precedentes y, aunque persiste una gran incertidumbre, se perciben signos de que también puede haberse tocado fondo en el sector turístico, indicó.

No obstante, hay que estar pendiente de la futura evolución del virus de la gripe A, ya que la gravedad de la pandemia puede cambiar considerablemente a lo largo del tiempo y variar de un país a otro, de un lugar a otro y de un segmento de población a otro, y, con ello, impactar de nuevo impacto en el sector turístico.