Impuestos

Bruselas propone reformar el sistema del IVA para evitar el fraude en el comercio de emisiones y teléfonos móviles

La Comisión Europea propuso hoy reformar temporalmente el sistema del IVA en la UE para combatir el fraude fiscal en el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero y de productos como teléfonos móviles, chips informáticos, metales preciosos y perfumes.

Para estos productos y servicios, el Ejecutivo comunitario quiere que los Estados miembros puedan aplicar de manera voluntaria y temporal el mecanismo de autoliquidación. Bruselas considera que esta medida elimina la posibilidad de fraude en el IVA, que cuesta a las arcas de los Estados miembros alrededor de 60.000 millones de euros, el 10% de los ingresos por este impuesto.

"El 'fraude carrusel' del IVA perjudica a las finanzas de los Estados miembros, y éstos deben disponer de medios que les permitan combatirlo eficazmente. No obstante, conviene que las medidas de lucha contra este tipo de fraude se tomen de manera coherente en toda la UE y que se fijen criterios de evaluación claros", dijo el comisario responsable de Fiscalidad, László Kovács, en un comunicado.

De acuerdo con el sistema actual, el IVA se paga en cada transacción de la cadena de comercialización de un producto, desde la fábrica hasta la tienda. Estas cantidades se reembolsan en todas las etapas, excepto cuando los consumidores hacen la compra final. No obstante, cuando se trata de ventas transfronterizas en la UE, el suministrador no carga IVA y los productos circulan libres de impuestos.

El 'fraude carrusel' se produce cuando una empresa adquiere un producto en otro Estado miembro sin pagar IVA a su suministrador. A continuación, lo vende dentro de su país a un tercer operador, al que sí le carga el impuesto, pero no lo devuelve al fisco y desaparece. El tercer operador reclama a la administración que le devuelva el IVA que ha pagado, lo cual supone una pérdida financiera para el Estado miembro afectado.

Con el modelo de autoliquidación que propone Bruselas para combatir este tipo de fraude, el IVA se aplica únicamente a los clientes finales, que pueden deducírselo si los productos o servicios se han comprado con una finalidad empresarial. Por tanto, se suprime la necesidad de un pago efectivo al fisco, así como la posibilidad teórica de cometer este tipo de fraude.

En todo caso, el Ejecutivo comunitario dejó claro que su intención no es modificar definitivamente el sistema del IVA. Por eso, la aplicación de la autoliquidación será limitada tanto por lo que se refiere al número de bienes y servicios como a la duración de la medida, que estará sólo vigente hasta 2014 y por un periodo mínimo de dos años.

Cada Estado miembro podrá elegir un máximo de tres bienes o servicios de la lista propuesta por la Comisión para aplicar la autoliquidación: chips, teléfonos móviles, perfumes, metales preciosos y permisos de emisión de gases de efecto invernadero. La lista se ha elaborado en función de los fraudes de IVA detectados durante los últimos meses.