Aerolíneas

Air Comet busca posibles compradores debido a las dificultades financieras

La aerolínea Air Comet, controlada por el Grupo Marsans, está buscando posibles compradores, debido a su difícil situación financiera, confirmaron hoy fuentes del sector.

Las mismas fuentes apuntaron a Spanair como uno de los posibles interesados en la compañía, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán y el empresario Gonzalo Pascual.

Con Air Comet, la nueva Spanair podría ampliar sus operaciones a vuelos de largo recorrido, proyecto que baraja a largo plazo.

Durante los últimos meses, tanto los trabajadores del servicio de asistencia en tierra de Air Comet como los pilotos han convocado paros en varias ocasiones, debido a los retrasos en los pagos de las nóminas.

Según publicaba hoy el diario ABC, las tensiones de liquidez obligan a la aerolínea a buscar una salida viable.

El diario señala que "las dificultades de la compañía para obtener financiación a través de la banca, empujaron a sus dueños a realizar una inyección de capital privado para intentar reforzar la posición económica de la aerolínea".

Además, sus propietarios se enfrentan esta semana a que el presidente del Tribunal de Cuentas, Manuel Núñez, informe al parlamento sobre las últimas investigaciones sobre la venta en 2001 de Aerolíneas Argentinas a Air Comet.

Air Comet fue fundada en 1996 por el Grupo Marsans, que creó la Compañía Air Plus Comet con capital privado.

La compañía se creó con el objetivo de dar servicio a los principales tour operadores -Club de Vacaciones y Pullmantur, especializados en el segmento turístico de largo radio-.

En marzo de 2004, Air Plus Comet comenzó sus vuelos regulares a Lima, Bogotá, Santo Domingo, Nueva York, Londres, París y Roma, y unos meses después amplió su red de rutas regulares de código compartido con Aerolíneas Argentinas desde España hacia el resto de Europa.

A principios de 2007, se convirtió en Air Comet, su nueva imagen y marca con las que continuó su expansión en Latinoamérica, llegando a destinos como Buenos Aires, Lima, Guayaquil, Quito, Bogotá, La Habana, Cancún o México DF.

La flota de Air Comet se compone de tres Airbus A320, seis Airbus A330 y dos Airbus 340.

El grupo Marsans tiene un millonario contrato con Airbus para la compra de 73 aviones, que ha intentado renegociar con el fabricante europeo, debido al conflicto por la expropiación de Aerolíneas Argentinas.

Unos catorce de esos aviones estaban destinados a renovar las flotas de Aerolíneas Argentinas y su filial Austral, compañías que opera el Estado argentino desde julio de 2008 y que están en proceso de expropiación al grupo español desde diciembre último.