Proyecto de Ley de los PGE

Hacienda dejará de ingresar 47.474 millones en 2010 por las desgravaciones fiscales

Hacienda dejará de ingresar 47.474,73 millones de euros en 2010 por las desgravaciones fiscales de las que se podrán beneficiar los contribuyentes, lo que supone un descenso del 22,8% (14.004,21 millones menos) respecto a los beneficios fiscales de este año.

Así consta en los Presupuestos Generales del Estado de 2010, presentados hoy en el Congreso por la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, y que recoge como novedades la eliminación de la deducción fiscal de 400 euros, el incremento del tipo general y reducido del IVA a partir de julio y la reducción paulatina de diversos incentivos del Impuesto sobre Sociedades.

IRPF

Las cuentas estatales prevén un descenso del 18,3% en las deducciones del IRPF respecto a 2009, hasta alcanzar los 23.313,73 millones, que suponen el 49,1% sobre el importe total del presupuesto.

La reducción de los beneficios del IRPF es consecuencia de la crisis y de la desfavorable evolución del empleo, y de la bajada de las aportaciones a sistemas de previsión social, que se minoran en casi 500 millones.

Impuesto de Sociedades

En el Impuesto de Sociedades, los beneficios fiscales se sitúan en 3.640,23 millones, lo que supone el 46,2% menos y un peso en el total del presupuesto del 7,7%.

Esta disminución se debe, según Economía, a la reducción de los beneficios empresariales, a la atonía inversora y a la disminución de los porcentajes aplicables en numerosos incentivos del impuesto.

IVA

Asimismo, la aportación de los beneficios fiscales del IVA asciende a 17.013,74 millones, lo que representa el 35,8% del total, y un descenso del 27,6% respecto a 2009.

La contracción se explica por la caída del consumo y de la inversión en vivienda, sin que el incremento previsto para julio compense estos dos factores.

Además, el efecto de los beneficios fiscales en los Impuestos Especiales sobre los ingresos del Estado se calcula en 2.017,88 millones, el 31,8% más que en 2009, debido a la evolución expansiva del consumo de los biocarburantes, que tributan a tipo cero o están exentos, y a la menor valoración que se hizo para este año en esta materia.

Los beneficios fiscales que provienen de las exenciones y de los tipos reducidos que se aplican en el Impuesto sobre Hidrocarburos ascienden a 1.957,58 millones y son la partida más importante en este apartado.