Medios de pago

Los clientes cancelan 1,3 millones de tarjetas en apenas medio año

El gasto con dinero de plástico acentúa su caída y baja un 6,7% a junio Las tarjetas pierden adeptos en España. En medio año se han dado de baja 1,3 millones de unidades. Dos terceras partes eran de crédito. La caída del gasto con dinero de plástico se agrava y alcanza, tras 9 meses de descenso, el 6,68%.

Los medios de pago acusan el impacto de la crisis. La caída del consumo se hace patente en el dinero de plástico. Según los últimos datos del Banco de España, el volumen de compras pagadas con tarjeta cayó un 6,68% entre abril y junio. En total, 22.102 millones de euros cambiaron de manos a través de este medio de pago.

Hasta marzo, la bajada del consumo era del 5,93%. La situación, por tanto, se agrava. En el primer trimestre se pagaron con dinero electrónico transacciones valoradas en 20.823 millones.

La senda descendente se inició a finales de 2008. El último trimestre del pasado ejercicio registró una caída del 2,29% del importe desembolsado con tarjeta, hasta 23.843 millones. æpermil;sta fue la primera caída del consumo con este sistema de pago en su medio siglo de historia en España. Incluso durante la crisis de los noventa las transacciones con plásticos siguieron cobrando peso. Entonces, las tarjetas compensaron la caída del consumo interno al crecer a expensas del efectivo.

A pesar de que el dinero que se destina a compras disminuye, los consumidores se muestran más habituados a recurrir a su tarjeta. Así lo demuestra el hecho de que el número de operaciones se mantiene estable. Durante el primer trimestre apenas se redujeron un 0,09%, hasta 472.258. Entre abril y junio crecieron un 1,65%, de forma que se roza el medio millón de órdenes de pago por trimestre.

La consecuencia directa de esta tendencia es que se reduce el importe medio de cada transacción. Al cierre del semestre esta se situaba en 44,21 euros por compra. Lejos del máximo de los 52,09 euros que se alcanzaron en 2005.

Al igual que las operaciones en comercios, la retirada de efectivo en cajeros también se resiente. Los clientes sustrajeron 28.509 millones de euros de estas máquinas en el segundo trimestre, un 2,24% menos que en el mismo periodo de 2008. Entre enero y marzo ya bajaron un 3,3%, hasta 25.919 millones.

El número de operaciones en cajeros mengua en paralelo a las cantidades reintegradas. En el segundo trimestre se redujeron un 2,61%, hasta las 252.782, y en los primeros meses del ejercicio bajaron a un ritmo del 3,10%, hasta 232.986 órdenes.

El número de tarjetas en circulación también disminuye. Al cierre de junio había 75,12 millones de unidades frente a los 76,40 millones de 2008. La bajada se debe, sobre todo, a que la gente da de baja sus productos de crédito. De los 1,28 millones de plásticos que se han cancelado en los primeros seis meses del año, 860.000 eran de este tipo.

Entre tanto, el parque fijo de la industria de medios de pago aguanta el tipo. El número de cajeros se mantiene estable a pesar de los cierres de oficinas que realizan bancos, cajas y cooperativas. Estas entidades reubican las máquinas de los locales clausurados en otras sucursales. Al acabar el segundo trimestre había 62.121 aparatos en el país, un 0,56% más que un año atrás.

A su vez, la banca trata de fomentar el gasto con tarjeta en los comercios instalando más lectores o terminales puntos de venta (TPV), que es como se denomina a estos aparatos en la jerga del sector. En España había 1,58 millones de datáfonos al cierre de junio. Esta cifra supone un incremento de casi el 5% frente a la cifra anotada en 2008.

Competencia impone una tasa salomónica a bancos y comercios

Ni tirios ni troyanos. La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) opta por la vía salomónica para solventar el conflicto que enfrenta a comercio y banca: las tasas de intercambio. Estas tasas son el dinero que se cargan las entidades financieras entre sí cuando un cliente pasa su tarjeta por el lector de otro banco situado en un comercio. En función de ellas varían a su vez las tasas de descuento: es decir, lo que cobra el banco a la tienda por admitir pagos electrónicos.

En 2005, se fijó un calendario para reducir gradualmente las tasas de intercambio. Pero el roce ha surgido este año. La bajada programada para 2009 dependía de unos estudios de costes previos. Servired, 4B y Euro 6000 no aplicaron el descenso nada más comenzar el año a la espera de la opinión de la CNC. El comercio denunció este hecho. Finalmente, el organismo ha instado a la banca a rebajar la tasa a partir de agosto, sin imponerle sanción o multa alguna por los meses transcurridos.

Mastercard recupera terreno a Visa por su tirón en Servired y 4B

Un pulso donde cada milímetro vale. Así se puede describir el particular duelo que mantienen Visa y Mastercard en España. Como en el resto del mundo, las dos grandes multinacionales de tarjetas luchan por ver cuál de las dos tiene más productos en los bolsillos de la gente.

El pasado año Mastercard fue quién más progresó, de acuerdo con los informes anuales de Servired, 4B y Euro 6000.

La firma de los dos soles incrementó su parque de tarjetas un 5,79% en 2008, y ya supera los 28 millones de unidades. El repunte se debió a la fuerte emisión por las entidades que forman parte de Servired (+24,48%) y 4B (+6,03%). Euro 6000, por contra, mantuvo casi inalterada su parque de tarjetas Mastercard y fomentó, en su lugar, la emisión de productos Visa (+3,26%).

Esta multinacional mantiene cómoda su liderazgo. Unos 48,7 millones de plásticos con su emblema circulan hoy por las calles españolas.