Reunión de la OCDE

Corbacho: No hay que criminalizar la construcción que en España aportó beneficios

El ministro español de Trabajo, Celestino Corbacho, afirmó hoy que no hay que criminalizar la construcción en España, que aportó muchos beneficios en los años de bonanza a la banca, las empresas, los trabajadores o las administraciones, pero no puede ser el elemento determinante de su economía.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en su comparecencia en el Congreso
El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en su comparecencia en el Congreso

"No hay que criminalizar la construcción. La construcción tiene que volver a tener un peso importante en la economía española, pero no puede ser el elemento determinante de la economía española", dijo Corbacho a la prensa, al ser preguntado por las advertencias durante años a España de la OCDE del peso excesivo que tenía este sector en la actividad productiva del país.

El ministro, que participaba en París en una reunión con sus homólogos de Trabajo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reconoció que "cuando ese modelo estaba dando tantísimos beneficios, probablemente nadie puso las conclusiones para cambiar" el peso específico que la construcción. Y eso, añadió, que se estaban construyendo 700.000 viviendas anuales mientras las necesidades reales del país eran de 400.000.

"Todos contribuimos (a esa realidad), y a España le fue muy bien" ya que "las entidades financieras ganaron mucho dinero", igual que las empresas, los trabajadores y las administraciones y el resultado fue que "España aumentó su renta per cápita de forma considerable", argumentó.

"Tuvimos la desgracia" de que la corrección del ciclo en la construcción coincidió con la crisis financiera internacional, que agravó la situación, señaló.