Investigación

Las inspecciones de Competencia llegan a las sedes de Cemex, Holcim y Portland

Las investigaciones de las autoridades de competencia continuaron ayer en las sedes de algunas de las mayores cementeras asentadas en España. La Comisión Europea reconoció a través de un comunicado la existencia de inspecciones llevadas a cabo tanto en las últimas 24 horas como el pasado martes. Ese día la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) en España informó a través de una nota del inicio de las pesquisas.

Ante esta situación, algunas de las compañías afectadas admitieron ayer que han tenido que abrir sus puertas a representantes de las autoridades de competencia de la CE y de la CNC. La española Portland, la mexicana Cemex y la suiza Holcim son tres de las investigadas, junto a entidades de menor tamaño como Hormigones Beriáin y Canteras de Echauri. Del cuarteto de gigantes del sector sólo habría quedado exenta por el momento la francesa Lafarge, que a finales del pasado año sí fue objeto de investigación por parte de funcionarios de la CE.

Los reguladores de competencia tienen indicios de la existencia de prácticas anticompetitivas basadas en la existencia de posibles acuerdos para fijar precios de venta y repartir el mercado. En España el organismo que preside Luis Berenguer asegura que el arranque de las investigaciones no prejuzga el resultado final de las mismas.

"Estamos cooperando totalmente con las autoridades y proporcionando toda la información solicitada, así como los testimonios requeridos", afirman desde la sede madrileña de Cemex, donde se hace hincapié en que la firma trabaja en 50 países "con respeto a las normas de la competencia". Holcim también emitió un breve comunicado en el que argumentaba que las inspecciones se enmarcan en un proceso que pesa sobre el sector cementero español.

La lucha contra los cárteles es uno de los principales retos de las autoridades de competencia. La CE tasó en agosto por primera el daño que generan los cárteles a la economía y el resultado de la estimación de los descubiertos entre 2005 y 2007 ascendió a 7.600 millones. A lo largo de 2008, Bruselas impuso siete multas por cárteles que sumaron 2.271 millones.